El 48% de las empresas de América Latina sufrió algún tipo de incidente de seguridad

Según datos del ESET Security Report 2022, una de cada cuatro organizaciones en la región afirmó haber sufrido algún incidente vinculado a malware el último año.

Según datos del ESET Security Report 2022, una de cada cuatro organizaciones en la región afirmó haber sufrido algún incidente vinculado a malware el último año.

Como todos los años, se publicó una nueva edición del ESET Security Report (ESR), un informe que evalúa el estado de la seguridad de la información en las empresas de América Latina. El documento fue creado a partir de una encuesta en las que participaron más de 1800 profesionales de la tecnología y gerentes de compañías en 17 países e incluyó datos obtenidos de los sistemas de telemetría de ESET.

Los principales puntos que evalúa el ESR 2022 son: las principales preocupaciones de las empresas de América Latina en ciberseguridad, datos sobre la cantidad de incidentes de seguridad reportados, incidentes de seguridad más frecuentes, controles y prácticas de gestión implementadas y presupuesto.

Incidentes

Dos datos destacados que arrojó el ESR 2022 es que en el último año una de cada dos organizaciones afirmó haber sufrido algún incidente de seguridad y que uno de cada cuatro incidentes estuvo relacionado con malware.

El 24% de estos incidentes tuvo a la infección con malware como principal responsable, siendo el phishing y la explotación de vulnerabilidades las dos principales vías de acceso inicial que aprovecharon los atacantes para acceder a la red de las organizaciones. Sin embargo, estos no fueron los únicos tipos de incidentes de seguridad reportados, ya que un 13% de las entidades encuestadas manifestó haber sufrido accesos no autorizados y el 5% fue víctima de la filtración de información.

Ante esta realidad, es lógico que el 66% de las organizaciones manifieste que su principal preocupación en materia de ciberseguridad es la infección con malware. El último año, el equipo de investigación de ESET compartió detalles sobre dos campañas de malware dirigidas —una de ellas con fines de espionaje—a organizaciones gubernamentales y compañías de América Latina, como fue el caso de Operación Spalax en Colombia y Bandidos. En 2021 también se registraron picos históricos en la detección de correos de phishing, que suelen ser utilizados en campañas que buscan robar datos sensibles o distribuir malware. Mientras tanto, amenazas como el ransomware siguieron muy activas a nivel global, pero también se cobraron muchas víctimas en América Latina.

Otras preocupaciones

Por otro lado, las otras dos preocupaciones más importantes son el robo de información (62%) y el acceso indebido a los sistemas (59%).

Es interesante analizar el fenómeno del ransomware, ya que si bien es una de las amenazas informáticas que más impacto causó en 2021 y lo sigue siendo en 2022, a lo largo del año pasado la detección de este tipo de código malicioso en la región fue cayendo mes a mes. Esto se contrasta con el aumento entre 2021 y 2022 de la cantidad de grupos de ransomware en actividad, el aumento también en la cantidad de víctimas acumuladas anualmente por estas bandas, y también con el crecimiento de los montos demandados a las víctimas, muchas de las cuales están dispuestas a pagar el rescate a los cibercriminales.

Esta diferencia, entre la disminución en las detecciones de ransomware y el aumento en la cantidad de víctimas y bandas operando, tiene que ver con algo que comenzamos a ver hace ya algunos años: la direccionalidad de los ataques. Esto ha permitido crecer en desarrollo y capacidades a muchos grupos de ransomware que bajo el modelo del Ransomware-as-a-Service (Raas) han encontrado una forma efectiva de ganar grandes sumas de dinero. Esto a su vez les ha permitido expandirse y seguir creciendo como organizaciones delictivas.

Medidas de seguridad y gestión

Si bien existe un alto porcentaje de adopción de soluciones tecnológicas de seguridad básicas, como es el uso de software antimalware (87%), firewalls (79%), o soluciones de backup (70%), la adopción de soluciones de seguridad para móviles sigue siendo baja: apenas el 13% de las empresas implementa soluciones para este tipo de dispositivos. Esto expone a las organizaciones a un gran riesgo. Para poner en contexto, en 2021 las detecciones de malware que apunta a dispositivos Android y que roba credenciales bancarias aumentaron un 428%. Además, en un contexto de trabajo híbrido como el actual, donde el uso de dispositivos personales se utilizan para el trabajo o donde los equipos corporativos se utilizan para uso personal, las organizaciones deberían considerar la seguridad en este tipo de tecnología.

Más allá de la tecnología que se utilice, otro aspecto clave de la seguridad de una empresa tiene que ver con la gestión. De acuerdo a las encuestas, el 71% de las organizaciones cuenta con una política de seguridad y el 68% una política de actualización de aplicaciones. Sin embargo, solo el 37% cuenta con un plan de respuesta a incidentes y un plan de continuidad del negocio.

Otro ítem que analiza el ESR es el presupuesto asignado a ciberseguridad por las empresas. Según el ESR, el 36% de las organizaciones aumentó el presupuesto durante el último año, mientras que el 45% lo mantuvo y un 17% lo redujo. Por otra parte, ante la consulta de si consideran que el presupuesto asignado a ciberseguridad es suficiente o no, el 63% opinó que es insuficiente.

Estos fueron algunos de los datos que seleccionamos del ESR. Para  conocer más sobre la gestión de la ciberseguridad en las empresas de América Latina, invitamos a leer el informe completo:

Además, los invitamos a escuchar el episodio de nuestro podcast “Seguridad de la información: ¿qué piensan las empresas de la región?”, donde analizamos los datos más relevantes que dejó el ESET Security Report 2022.

Suscríbase aquí para recibir actualizaciones sobre cualquier artículo nuevo en la sección crisis en Ucrania.

Newsletter

Discusión