¿Qué características debe tener una aplicación de backup óptima?

¿Qué características debe tener una aplicación de backup óptima?

Más allá del dispositivo en el que se hagan las copias de respaldo, también es importante pensar qué software se va a usar. Para ayudarte a elegir, te presentamos 5 características de una aplicación de backup óptima.

Más allá del dispositivo en el que se hagan las copias de respaldo, también es importante pensar qué software se va a usar. Para ayudarte a elegir, te presentamos 5 características de una aplicación de backup óptima.

En repetidas ocasiones hemos destacado la importancia de hacer backup para poder restaurar la información importante en caso de infección de ransomware u otro tipo de malware. Además, es una práctica saludable en la gestión de la seguridad y forma parte de la mayoría de las políticas corporativas.

A nivel personal, tener copias de respaldo de tus fotos, videos y documentos también es de suma importancia, porque son recuerdos valiosos que no querrías perder por una infección o una falla en tu equipo. A decir verdad, el backup podría salvarte en varias situaciones.

Y si bien la oferta de dispositivos en los cuales hacer backup es amplia, también es importante pensar qué software se va a usar para crear las copias de respaldo. Hay aplicaciones nativas de sistemas operativos, hay otras externas, las hay gratuitas y de pago, locales o en la nube y, por supuesto, también está la opción de hacerlo manualmente.

Pero cuando el caudal de información y la frecuencia con la que se actualiza son altos, la opción manual pierde atractivo y es recomendable elegir un software que te facilite la tarea.

Dado que hay una serie de cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de elegirlo, a continuación veremos 5 características que debe tener una aplicación de backup óptima.

#1 Que permita seleccionar manualmente la información a respaldar

Lo cierto es que no siempre debemos respaldar todo. Hay archivos que no se modifican, como las fotos, y otros que ni siquiera es necesario respaldar. Algunos necesitan frecuencia diaria, otros semanal y otros anual.

El punto de partida es, entonces, una adecuada clasificación de los tipos de información que hay en el sistema, dónde está alojada y los niveles de importancia y criticidad que tiene. Así, una vez que lo sepas, podrás usar estas categorías para facilitar la tarea en tu aplicación de backup, de manera que te permita elegir solo las pertinentes.

#2 Que permita crear una imagen del equipo para restaurar el sistema operativo, los programas y archivos desde un disco de arranque

Algunas soluciones permiten hacer backup de un equipo completo (no solo la información que aloja, sino también su sistema operativo y todos los programas instalados) y volverlo a cargar en otra máquina.

Sería como replicarlo en su totalidad, y esto puede ser de gran utilidad en equipos de trabajo que comparten tareas y usan las mismas herramientas para llevarlas a cabo. Si se produjera un incidente, esta funcionalidad permitiría restaurar la operatoria mucho más rápido.

#3 Que permita establecer una contraseña de protección para acceder a los datos y que cifre la información

La autenticación y el cifrado ayudan a garantizar la confidencialidad de la información respaldada, especialmente contemplando casos en los que el disco duro o cualquier otro soporte usado para el backup se traslade, se pierda o sea robado.

Aún entonces, los datos cifrados no podrían ser leídos ni alterados.

Además, los perfiles con fuertes medidas de verificación de identidad evitarán el acceso no autorizado.

#4 Que comprima los archivos copiados para ahorrar espacio de almacenamiento

Si todo el tiempo se hace backup, van quedando datos residuales que ocupan recursos del sistema. Tenerlos comprimidos ahorra dinero e infraestructura requerida para alojar y gestionar las copias.

#5 Que permita seleccionar la frecuencia de respaldo de los archivos

Como decíamos, no todos los archivos requieren la misma frecuencia de respaldo ni deben estar disponibles en igual medida. En ese sentido, es recomendable evaluar cuánto tiempo es necesario que esté respaldada cada clase de información.

Por ejemplo, según el país, hay normativas que indican que los registros contables se deben almacenar por una determinada cantidad de años, y una vez transcurrido ese período ya no es necesario tenerlos disponibles.

Si tu aplicación permite seleccionar la frecuencia del respaldo, podrás atender cada uno de estos casos de manera adecuada, considerando también los archivos que se actulizan cada día, cada semana o cada mes, y los que solo es necesario respaldar una vez, entre otros casos.

Antivirus y backup, dos soluciones complementarias

El listado anterior te permitirá elegir la aplicación de backup que mejor se adapte a tus necesidades; hay otras funcionalidades que podrían ofrecerte, como por ejemplo la posibilidad de almacenar las copias en la nube.

Hace poco discutíamos si es una elección segura o no, y debemos tener en cuenta que lo que sirve a una empresa puede no ser lo mejor para otra. Nuevamente, insistimos en la importancia de diagnosticar antes de elegir, clasificar y listar antes de ejecutar, para que la experiencia no genere problemas ni complique el trabajo.

A la vez, cabe destacar que un programa para respaldar información es complementario a una solución de seguridad; ninguno reemplaza al otro y deben implementarse a la par.

Un software antivirus permite proteger el equipo de amenazas informáticas, para evitar infecciones como las de ransomware, por ejemplo, que cifran la información. Por su parte, la solución de backup permite mantener una copia de la información para poder restaurarla ante inconvenientes de ese u otro tipo.

Si quieres más información, consejos y opciones para elegir tu aplicación de backup, no te pierdas nuestra guía gratuita:

Discusión