Una guía para padres sobre la seguridad en los smartphones

Los teléfonos son los compañeros de muchos niños y niñas, tanto dentro como fuera del aula, por lo que preparamos algunos consejos útiles sobre cómo mantener seguros los dispositivos de sus hijos.

Los teléfonos son los compañeros de muchos niños y niñas, tanto dentro como fuera del aula, por lo que preparamos algunos consejos útiles sobre cómo mantener seguros los dispositivos de sus hijos.

Muchos niños en edad escolar cuentan con un smartphone que utilizan para compartir notas, jugar o participar en nuevos desafíos en las redes sociales, o incluso para asistir a clases si se realizan de manera virtual.

Más allá de que si dejamos a su criterio el uso del teléfono puede suceder que los niños y las niñas pierdan el foco y se desvíen de sus estudios por encontrar actividades más entretenidas en sus dispositivos, tampoco podemos olvidarnos de las amenazas a las que están más expuestos los niños y adolescentes en Internet, que van desde el ciberacoso hasta las estafas y los depredadores de niños. Afortunadamente, hay formas de mitigar las posibilidades de que ocurra cualquiera de estos escenarios incrementando la seguridad de los teléfonos inteligentes de sus hijos y, a veces, controlando sus actividades.

Contraseñas, contraseñas, contraseñas

Comencemos con lo básico. Las contraseñas seguras son la primera línea de defensa que evitará que cualquier persona, y especialmente los personajes desagradables, accedan a los valiosos datos de sus hijos almacenados en las diversas aplicaciones que utilizan. Estas deben ser fuertes, seguras, y seguir las mejores prácticas a la hora de crear contraseñas. Si no sabe cómo incluir a sus hijos en el proceso de creación de contraseñas seguras y de paso inculcar hábitos de seguridad adecuados, puede visitar nuestra divertida guía para crear contraseñas fantásticas, divertidas y seguras. Sin embargo, la cantidad de credenciales de acceso que se necesitan para usar varios servicios tiende a acumularse, por lo que probablemente también deberá considerar el uso de un administrador de contraseñas; esto hará que todo el proceso sea más fácil y que sus hijos no tengan que escribirlas manualmente cada vez que naveguen por las aplicaciones en su teléfono inteligente.

Bloquear la pantalla

Este consejo puede que parezca una obviedad, pero incluso muchos adultos no lo siguen: use el bloqueo de pantalla para acceder a su teléfono. En la misma línea que las contraseñas, el uso del bloqueo de pantalla evita que personas aleatorias accedan a sus dispositivos. Este es un proceso por el que debe guiar inmediatamente a sus hijos una vez que obtengan sus primeros smartphones. Especialmente porque, si sus teléfonos inteligentes quedan desatendidos —o son extraviados— y no cuentan con la seguridad adecuada, alguien puede revisar sus mensajes privados o las fotos y videos, e incluso hacer circular algún contenido que podría usarse para el acoso cibernético. Hay múltiples opciones de bloqueo, desde una clave de acceso y patrones de bloqueo hasta contraseñas biométricas. Si está considerando la primera opción, para la cual se recomienda crear un código de acceso alfanumérico fuerte, tenga en cuenta que sería mejor aún usar diferentes opciones de bloqueo de manera conjunta, así que siempre que pueda elija una combinación en lugar de optar por solo una. Por ejemplo, una combinación óptima sería activar una clave biométrica y un código de acceso.

Instalación de una solución de seguridad

Su siguiente paso debe ser asegurar los teléfonos inteligentes de sus hijos utilizando una solución de seguridad de buena reputación. Esto puede protegerlos de la mayoría de los tipos de amenazas que pueden encontrar en línea, incluidos los enlaces dudosos provenientes de fuentes desconocidas que redireccionen a un sitio web malicioso que podría infectar sus dispositivos con malware o engañarlos para que entreguen sus credenciales.

Los niños tienden a ser especialmente ingenuos, por lo que un software legítimo puede ayudarlo a estar más tranquilo sabiendo que sus hijos están bien protegidos.

Activa la opción Encontrar mi dispositivo y borrado remoto

Los niños tienden a ser descuidados con sus cosas; es simplemente un hecho de la realidad. Pueden extraviar sus teléfonos o simplemente dejarlos tirados para que cualquiera los agarre. Como medida preventiva en caso de que eso suceda, lo mejor es tener instalada y habilitada la opción de “encontrar mi dispositivo”. Los dos principales sistemas operativos para teléfonos inteligentes, Android e iOS, ofrecen sus propias soluciones e incluso algunos fabricantes de teléfonos inteligentes ofrecen su propia versión de tales aplicaciones. Cualquiera que sea la opción hacia la que se incline, solo asegúrese de que esté en funcionamiento antes de entregarle el teléfono a su hijo. En caso de que no pueda recuperar el teléfono, tiene una opción más y es la de borrar de forma remota el teléfono de su hijo. Un buen software de seguridad a menudo también ofrece estas funcionalidades.

Control parental

La percepción que se tiene sobre el control parental varía; mientras que muchos padres son más relajados, otros tienden a adoptar un enfoque de “Internet es oscuro y está lleno de peligros” al estilo de Game of Thrones y establecen muchas prohibiciones. Sin embargo, la mejor analogía sería que la tecnología e Internet son buenos sirvientes pero malos amos. Dicho esto, los controles parentales pueden ser una herramienta útil para dar a los niños suficiente libertad para usar sus smartphones, al tiempo que permiten a los padres monitorear sus actividades y establecer límites saludables a medida que les enseñan a navegar de manera segura por Internet y a usar la tecnología en general. Los controles parentales permiten establecer límites de tiempo para las aplicaciones o bloquearlas por completo, filtrar el contenido potencialmente malicioso e inapropiado para la edad, limitar los motores de búsqueda a resultados seguros y protegidos, y los padres incluso pueden recibir informes sobre las actividades que realizan sus hijos, entre otras cosas.

Educación

Usar varias herramientas y características para mantener a sus hijos y sus teléfonos seguros y protegidos es genial, pero esas son solo piezas de un rompecabezas más grande. Si desea inculcarles hábitos adecuados de ciberseguridad, lo mejor es acompañarlos a lo largo del viaje y explicar cada etapa, ya sea configurando la pantalla de bloqueo, haciendo una brainstorming para elegir juntos una contraseña, o explicando el valor de las soluciones de seguridad. Con eso en mente, no evite discutir acerca de los diversos aspectos de las redes sociales y los peligros que pueden presentar, ya que es muy poco probable que no las usen en el futuro. Para empezar, siempre puede facilitar su camino en las redes sociales comenzando por una de las redes sociales para niños.

Palabras de finales

Si bien a primera vista podría pensar que algunos de estos consejos parecen bastante obvios, las soluciones más simples tienden a ser las que más se pasan por alto. En resumen, siguiendo los consejos de este artículo protegerá los dispositivos de sus hijos y ayudará a fomentar hábitos adecuados de ciberseguridad que los ayudarán a llevar una vida más segura y, con suerte, más privada.

Para obtener más información sobre los peligros que enfrentan los niños en línea, visite Digipadres.

Newsletter

Discusión