Autoridades sanitarias en 40 países son blanco de estafas relacionadas con la vacuna

Los estafadores se hacen pasar por fabricantes de vacunas para el COVID-19 y las autoridades que supervisan su distribución, advierte INTERPOL.

Los estafadores se hacen pasar por fabricantes de vacunas para el COVID-19 y las autoridades que supervisan su distribución, advierte INTERPOL.

INTERPOL ha emitido una advertencia a nivel mundial sobre los grupos del crimen organizado que están apuntando a gobiernos con falsas ofertas de ventas de vacunas contra el COVID-19. La advertencia se envió a los 194 países miembros de INTERPOL después de que la agencia internacional registrara aproximadamente 60 casos reportados desde 40 países.

Los estafadores se han enfocado en empleados de hospitales y de ministerios de salud, ofreciendo la venta de vacunas para el COVID-19 que han sido aprobadas para su distribución en sus respectivos países. Para engañar a sus objetivos, los ciberdelincuentes se han hecho pasar por representantes de los fabricantes de vacunas o por autoridades de organismos gubernamentales que dirigen la distribución de las vacunas.

En un intento por sellar el trato fraudulento, los estafadores apuntaron a las cuentas de correo electrónico laborales y personales de sus objetivos e incluso intentaron contactarlos vía telefónica, mediante llamadas en frío y promocionando vacunas falsas.

Los fabricantes de vacunas también fueron fundamentales para dar forma a la advertencia, ya que INTERPOL se basó en la información proporcionada por ellos. Además, el comunicado destaca los tipos de estrategias utilizadas por los estafadores, como el uso de sitios web falsos y de cuentas de redes sociales.

“El sector privado es generalmente el que tiene más información sobre ataques y tendencias, y esto es exactamente lo que ha sucedido con estos intentos de estafas alrededor de las vacunas. Incluso cuando un intento de fraude falla, es importante que se realice la denuncia a la policía para que puedan identificarse posibles vínculos y también, como en el caso de la alerta que ha emitido INTERPOL, para advertir a las fuerzas de seguridad sobre estas amenazas”, dijo el Secretario General de INTERPOL. Jürgen Stock.

Asimismo, continuó enfatizando que con la pandemia en curso y con los países aun intentando vacunar a sus ciudadanos de la manera más rápida y segura, es esencial que el proceso de implementación esté protegido desde el inicio del proceso de fabricación hasta que se entreguen las vacunas.

Un problema en curso

A principios de este año, INTERPOL y la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos emitieron una advertencia conjunta por la compra de falsas vacunas y tratamientos contra el COVID-19.

Los ciberdelincuentes han estado extremadamente activos en cada una de las distintas etapas de la pandemia del COVID-19, y con sus ataques y fraudes han apuntado a personas comunes, pasando por compañías farmacéuticas, hasta organizaciones gubernamentales involucradas en el proceso de desarrollo, aprobación e implementación de vacunas.

Durante el año pasado, los criminales implementaron una variedad de estafas relacionadas con la vacuna, atacaron a un laboratorio de la Universidad de Oxford involucrado en la investigación para combatir la pandemia del COVID-19 e incluso comprometieron los sistemas de la Agencia Europea de Medicamentos para luego filtrar documentos robados.

Newsletter

Discusión