Cómo preparar y proteger tu legado digital | WeLiveSecurity

Cómo preparar y proteger tu legado digital

Nunca es demasiado pronto para planificar lo que sucederá con tu presencia digital después de tu fallecimiento.

Nunca es demasiado pronto para planificar lo que sucederá con tu presencia digital después de tu fallecimiento.

Perdóname por escribir sobre lo que puede parecer, a primera vista, un tema delicado mientras que en muchas partes del mundo continúan luchando contra la pandemia de COVID-19.

Yo, como muchas personas, uso Internet como una parte diaria de la vida y de maneras que hacen que mi mundo en línea y el que está fuera de línea estén entrelazados. Los acontecimientos recientes me han llevado a pensar en crear orientación mientras preparo mi propio mundo digital para que, si algo inesperado me sucediera, aquellos a quienes dejo atrás estén menos estresados ​​al momento de tener que lidiar con mi legado digital.

Los elementos importantes de una huella digital pueden incluir, entre otros, desde cuentas financieras, fotografías familiares, colecciones de música y listas de reproducción, hasta las cuentas de las redes sociales y de correo electrónico. Algunos proveedores de servicios pueden tener una amplia gama de servicios: por ejemplo, Google podría proporcionar correo electrónico, fotos y almacenamiento en la nube, mientras que Spotify podría almacenar tus listas de reproducción favoritas. Tener acceso a los datos o administrar las cuentas en línea podría ser importante tanto en el corto plazo (para informar a las personas sobre una situación) como en el largo plazo (para garantizar que no se pierdan datos importantes que necesitan las personas que dejas atrás). Si, como en mi situación, tu almacenas documentos importantes y fotografías familiares en la nube, cuando ya no estés, es posible que otros necesiten acceder y posiblemente administrar este almacenamiento para que se puedan resolver los asuntos y preservar los recuerdos capturados en las fotos.

Nunca he sido un ávido usuario de redes sociales que no sean LinkedIn y Twitter, las cuales he utilizado con fines comerciales principalmente, por lo que mi huella puede ser mucho más ligera que la del usuario típico. Una de las consideraciones clave es si deseas que tus perfiles de redes sociales sean homenajeados o eliminados, o si prefieres dejar esta decisión a otros una vez que ya no estés. Es posible que las acciones sugeridas a continuación no cubran todos los servicios o cuentas, pero deberían constituir un buen punto de partida para hacer los preparativos necesarios y garantizar que tus datos sigan vigentes, que tus seres queridos puedan obtener el acceso necesario o que se respete tu derecho al olvido.

Poniendo tus asuntos digitales en orden

Nombra a un albacea digital. Es una práctica común designar a un albacea en un testamento, alguien de confianza que se ocupa de la propiedad, las finanzas y los activos y que los distribuya de acuerdo con tus deseos. El mundo de hoy significa que también puede que necesites un albacea digital para ocuparse de tus asuntos digitales: eliminar, convertir, descargar y administrar cuentas y perfiles. De la misma manera que enumera los activos financieros importantes, es posible que quieras enumerar tus activos digitales y establecer instrucciones específicas para cada uno de ellos. De esta manera evitarás confusión o desacuerdo entre las personas que se quedan. Actualmente, no todos los estados o países reconocen el estatus legal de un albacea digital, pero sí demuestra los deseos precisos de los fallecidos y, con suerte, será respetado por las empresas en aquellos países en los que esta figura esté permitida por ley.

Confiar a una persona la información necesaria para acceder a un servicio o datos puede resultar una imposición en algunas instancias. Por ejemplo: si tiene alguna criptomoneda en una billetera digital, sería desafiante, o imposible, para el testamentario o beneficiario de su patrimonio acceder a esta billetera sin conocer la clave privada personal. Según Coin Metrics, se estima que se pierden al menos 1,5 millones de bitcoins por diversas razones, incluida la muerte, lo que equivale a más de 16.000 millones de dólares en una sola criptomoneda. No se recomienda almacenar los detalles de la clave privada en un testamento, ya que este puede convertirse en un documento público después de la muerte. Ya sea que compartas las contraseñas y el PIN con un ser querido, escríbelos y guárdalos en una caja fuerte, o distribuye diferentes partes de la clave entre un grupo de amigos: está claro que debe realizar preparativos previos para que cualquier activo que se mantenga en criptomonedas pueda ser transferido.

Otra opción es utilizar un administrador de contraseñas para crear un único repositorio donde queden almacenadas las credenciales de las cuentas. Esta opción tiene la ventaja de permitir la generación de contraseñas extremadamente complejas (y por tanto seguras) y elimina la necesidad de recordarlas todas; todo lo que necesita recordar es una única contraseña muy segura para desbloquear el administrador de contraseñas. También es una protección contra los keyloggers, ya que no pueden monitorear algo que no se está escribiendo. Algunos administradores de contraseñas incluyen una variedad de opciones que incluyen la creación de un plan familiar, una bóveda de archivos que brinda a cada usuario un lugar seguro para almacenar documentos e información importante y una variedad de opciones para la recuperación de contraseñas en caso de ser necesario.

La mayoría de los proveedores de servicios coinciden en la documentación que requieren que se presente al notificar que alguien ha fallecido. Para quien solicita, estos requisitos incluyen un poder notarial, certificado de nacimiento, testamento o carta de sucesión. También se deberán presentar documentos oficiales que validen la muerte, como un certificado de defunción o un enlace a un obituario. A continuación, se muestran algunos ejemplos de la información requerida y las opciones que ofrecen algunos de los servicios más populares y algunos enlaces útiles.

  • Facebook permite designar un contacto heredado; esto le da a la persona nominada la posibilidad de homenajear a la persona y/o publicar un mensaje final. El contacto heredado también puede eliminar cualquier publicación no deseada, eliminar etiquetas, responder a solicitudes de amistad, solicitar la eliminación de la cuenta, etc. Sin embargo, tenga cuidado, ya que también pueden ver todas las publicaciones que hizo, incluso si están marcadas como ‘Solo yo’ en la configuración de privacidad. Las instrucciones para asignar un contacto heredado en Facebook se pueden encontrar aquí. La otra opción es solicitar la eliminación de la cuenta; tenga en cuenta que, una vez eliminada, el acceso nunca se podrá recuperar; los detalles para realizar una solicitud de eliminación se pueden encontrar aquí.
  • Curiosamente, Instagram, que es propiedad de Facebook, no permite designar un contacto heredado. La cuenta puede ser homenajeada o eliminada si se envía una solicitud a través de formularios que deben completarse independientes y que incluyen la necesidad de proporcionar una prueba de defunción, como un certificado. Si la solicitud es para eliminar la cuenta, la misma debe ser realizada por un miembro inmediato de la familia que deberá proporcionar prueba de su relación y su autoridad. Si bien Instagram no aclara si un albacea digital puede enviar este pedido formal, espero que se otorgue este privilegio; aunque puede depender de la legislación local que se reconozca este estado.
  • Google adopta un enfoque diferente y utiliza un administrador de cuentas inactivo; el valor de configuración predeterminado es de tres meses e incluye, antes de que se cumpla ese período, el envío (un mes antes) de una notificación al titular de la cuenta por SMS a un número de teléfono registrado previamente y a un correo electrónico. El período de espera por inactividad puede ser configurado en 3, 6, 12 o 18 meses, esto también extiende el período de notificación hasta tres meses antes. El siguiente paso es seleccionar a quién notificar en caso de no haber respondido una vez que se alcanzó el período de inactividad y decidir a qué datos y servicios darle acceso. La lista es larga. La persona designada será notificada por correo electrónico y su identidad será validada mediante autenticación multifactor a través de un número de teléfono predefinido. Luego tendrán la capacidad de descargar una copia de los datos seleccionados. El último paso será decidir si se deben eliminar las cuentas, incluido el contenido público, como los videos de YouTube. El administrador de cuentas inactivo de Google ofrece muchas opciones y es el más completo que he visto mientras escribía este artículo.
  • LinkedIn ofrece la posibilidad de eliminar una cuenta informándola y proporcionando pruebas documentadas similares a las de Instagram. Curiosamente, una pieza de información requerida es el empleador más reciente, que probablemente figuraría en el perfil público de LinkedIn del fallecido.
  • Twitter proporciona este formulario de desactivación de cuenta.
  • Snapchat solo ofrece eliminación de cuentas a través de este formulario.

Este es un tema delicado, especialmente durante una pandemia, y espero que lo motive a considerar tomar alguna acción para hacer un plan, nombrar un albacea digital, preseleccionar contactos heredados e inactivos o discutir el tema con el abogado de la familia. Si bien puede ser un tema incómodo, una conversación directa con miembros de la familia, amigos cercanos o colegas puede resultar el curso de acción más eficaz. Lo importante es hacer algo en lugar de no hacer nada.

Newsletter

Discusión