Una percepción equivocada de lo que es más importante en ciberseguridad | WeLiveSecurity

Una percepción equivocada de lo que es más importante en ciberseguridad

Los ataques más llamativos y sofisticados probablemente no representen el tipo de amenaza que más debería preocupar a la mayoría de las empresas. A continuación explicamos a que sí debería prestarle atención su organización.

Los ataques más llamativos y sofisticados probablemente no representen el tipo de amenaza que más debería preocupar a la mayoría de las empresas. A continuación explicamos a que sí debería prestarle atención su organización.

Cuando nos enteramos acerca de una nueva brecha, asumimos que los atacantes utilizaron un exploit nunca antes visto para aprovecharse de una vulnerabilidad zero-day y así lograr quebrar la defensa de una empresa. Sin embargo, este escenario está normalmente lejos de ser realidad en la mayoría de los casos. Si bien es cierto que los grupos de cibercriminales respaldados por los Estados-nación tienen una inclinación a hacer uso de vulnerabilidades zero-day para infiltrarse en los objetivos más importantes de una nación, esos objetivos no son usted y probablemente tampoco lo sea su organización.

En la última edición de la conferencia Virus Bulletin que se llevó a cabo a principios de octubre de este año, al igual que en otros años, disfrutamos de muchas historias sobre ataques contra objetivos financieros de alto perfil. Pero al final, los actores maliciosos no lograron comprometer a estos objetivos con exploits aterradores, sino que lograron entrar a los sistemas con un correo de phishing o, tal como en el caso que narró un presentador de RiskIQ, utilizaron permisos abiertos en un popular recurso en la nube.

La realidad es que el punto débil de la industria de la seguridad está en que los cibercriminales eligen preferentemente el camino que oponga menor resistencia, el cual a menudo está dado por software de seguridad mal configurado, errores humanos u otros problemas de seguridad operacional. En otras palabras, no se trata de las técnicas sofisticadas utilizadas por un súper hacker, se trata de lo que hacemos nosotros.

Si creemos que estamos haciendo todo bien dentro de nuestra propia organización, esto incluso puede no ser suficiente. Si bien es posible que hayamos protegido completamente nuestra propia red, las personas con las que interactuamos pueden no estar tan protegidas. Podemos pensar que hemos rechazado con éxito el software de un tercero, que no utilizamos la nube para la colaboración, por lo que sentimos que estamos en terreno seguro. Sin embargo, terceras partes dentro de la cadena de suministro pueden estar utilizando servicios en la nube de una manera riesgosa. Y a veces, ni nosotros ni ellos saben que esta situación ha creado un riesgo significativo para ambos entornos.

Sin embargo, hay cosas que podemos hacer al respecto.

Los incidentes de seguridad de mayor magnitud que se dan en estos días, a menudo comienzan en una solución o servicio externo que utiliza. Si bien es posible que contemos con el mejor equipo de seguridad, tal vez estas terceras partes no lo tengan.

Si no estamos seguros, aquí hay algunas cosas obvias (o no tan obvias) que podemos consultar con nuestros equipos:

Permisos en la nube

Sin duda es conveniente para los equipos que comparten recursos en la nube, especialmente para compartir archivos, tener permisos totales sobre los archivos para poder añadir/cambiar/eliminar el acceso a cualquier persona. Pero esto también podría abrirnos problemas. En el caso de proyectos y equipos que se arman apresuradamente, muchas veces ocurre que los recursos “temporales” son arrojados a la nube sin considerar las mejores prácticas de seguridad. Esto a menudo lleva a que todos tengan permisos abiertos como forma de asegurarse de que todo “simplemente funcione”. Y estos recursos suelen sobrevivir por años, con el riesgo que supone el hecho de que haya información privada accesible de manera pública.

Plataformas de colaboración

¿Nuestros equipos o proveedores externos utilizan servicios de mensajería, foros o plataformas no seguras y/o no monitoreadas para discutir temas relacionados con el negocio? Si los delincuentes (o incluso los competidores) pueden acceder a las comunicaciones internas sobre nuestro negocio, esto podría causarnos grandes problemas. Como mínimo, estaríamos proporcionando recursos significativos a atacantes que buscan mediante ingeniería social ingresar a nuestra red.

Correo corporativo comprometido

¿Qué tan bien hemos bloqueado la capacidad de enviar correos electrónicos desde nuestro dominio? ¿Podría esa avalancha de phishing venir desde el interior de nuestra propia casa? Si no estamos cuidando bien la seguridad del correo electrónico, los atacantes podrían estar utilizando nuestro nombre para engañar a las personas y convencerlas para que hagan clic en enlaces maliciosos. Muy pocas compañías están utilizando estrategias de autenticación de correo electrónico como DMARC, DKIM o SPF para ayudar a verificar los mensajes válidos.

Puede ser tentador seguir buscando las nuevas amenazas que los atacantes están desarrollando, pero al final lo más importante pasa más por reparar las grietas simples que puedan existir dentro de nuestro propio edificio. A medida que la tecnología se vuelve más omnipresente, también introduce más complejidad. Al abordar a fondo estos problemas más simples, seremos capaces de dedicar menos energía a estresarnos por las sofisticadas técnicas que se utilizan contra blancos de alto valor y aprovecharla para hacer que las cosas sean realmente más seguras.

and

Discusión