El ciclo de vida de aprendizaje en seguridad informática, por etapas

Hoy en día se puede entrar en contacto con la tecnología desde muy pequeños, y los adultos pueden (y deben) promover el estudio de recursos relacionados con temáticas de seguridad informática. ¿Por qué? Porque la conexión a Internet ya no se hace solamente desde una computadora, los vectores de propagación y las amenazas son muy variadas y hay tantas aplicaciones y juegos como podamos imaginar.

El aprendizaje continuo es una forma de empoderarte como usuario

En este contexto se ha popularizado el interés por saber sobre seguridad informática, por lo que hoy compartiremos algunas alternativas pensadas para distintos rangos de edad y etapas de la vida. Lo hacemos, a la vez, celebrando el Día Internacional de la Alfabetización, que hace 50 años la UNESCO proclamó para fomentar el aprendizaje como instrumento para empoderar a las personas.

Así que aquí va nuestra forma de empoderarte a ti como usuario, a lo largo de tu vida.

El ciclo de vida del aprendizaje

En líneas generales, en cada etapa de tu vida hay determinadas actividades relacionadas a la tecnología y la seguridad que se van interrelacionando. Por ejemplo, de joven tendrás que centrarte en cosas como proteger tu perfil de Facebook, después empezarás a usar home banking y quizá en algún momento buscarás citas online. Luego empezarás tu carrera profesional y tendrás un perfil en LinkedIn y por qué no tu propia empresa, para la que deberás desarrollar un sitio web, tienda en línea o aplicación; en todos estos escenarios hay posibles riesgos, engaños, perfiles falsos y amenazas de las que tendrás que protegerte para seguir tu camino.

Finalmente tendrás hijos y deberás enseñarles todo esto a ellos, y quizá también a tus propios padres, que no querrán quedarse afuera del mundo interconectado. Es por eso que hablamos de un ciclo de aprendizaje continuo a lo largo de la vida.

Ahora veamos los detalles de cada etapa.

La tierna niñez

niñez

Créditos imagen: ©Tom Woodward/Flickr

Recuerdo cuando tuve mi primera computadora. Corría 1994 y mi padre llevó a casa una PC con procesador i386. Para la época y mi edad, que no llegaba a los 10 años, esta máquina con 256kb de RAM fue la puerta de entrada a la informática. Con versiones de juegos y aplicaciones que ocupaban decenas de diskettes de 5.25 o unos cuantos de 3.5, tenía horas de entretenimiento aseguradas aprendiendo a programar en Logo o pasando los diferentes mundos de la primera versión de Prince of Persia.

Un par de meses después de que llegara la computadora, llegó la conexión a Internet. Con conexión dial up, que prometía 56kbps, las sesiones de chat eran todo un acontecimiento familiar, en el que todos nos reuníamos frente a la pantalla para pensar en las preguntas que le haríamos a nuestro interlocutor.

En este punto no hablábamos de riesgos o problemas de seguridad; lo máximo que nos preocupaba era infectarnos con algún virus que llegara en un diskette y nos cambiara el fondo de pantalla o la tipografía del sistema operativo.

Sin embargo hoy, antes de los 5 años un niño puede entrar en contacto con la tecnología y va a necesitar protegerse. Pero las precauciones en este caso van a estar más del lado de los padres y de cómo permiten que los niños interactúen con los dispositivos y cómo manejan los controles de acceso.

Entonces, descartando que estamos ante un prodigio de la informática, los cinco años son una linda edad para empezar a interactuar de forma segura con la tecnología a través de recursos didácticos, como por ejemplo juegos que enseñen a programar. Para aquellos más curiosos, una primera aproximación al mundo de la computación puede ser a través de iniciativas como Scratch, del MIT, u otras como Tynker o versiones más modernas del clásico Logo como Move the Turtle.

Esta edad además es ideal, para que como padres también se empiecen a empapar de temas relacionados con seguridad informática. Más allá de que el chico muestre interés por la seguridad informática, los padres deberían empezar a conocer sobre las amenazas y la mejor forma de contrarrestarlas. Así que en familia se pueden destinar unas horas para revisar guías de protección infantil que refuercen las ideas básicas para mantenerse seguro.

La curiosa adolescencia

adolescencia

Créditos imagen: ©Rainer Stropek/Flickr

Llega la adolescencia con sus vertiginosos cambios, y con ella para muchos la edad de la curiosidad y de experimentar nuevas experiencias. Aquí la herramienta esencial serán los tutoriales, cursos online y, por qué no, una carrera universitaria.

Es el momento ideal para empezar a seguir comunidades y empaparse más de esta temática. Por ejemplo, aquí mismo en WeLiveSecurity en español hay una gran cantidad de información que cubre noticias, análisis, tutoriales y opiniones para diversos públicos.

Además es el mejor momento para empezar a experimentar con diferentes herramientas. En repositorios como ToolsWatch o la sección de herramientas de Security by default hay un amplio arsenal para probar y empezar a hacerse una idea de cómo funcionan las herramientas y los alcances que tienen.

Obviamente y a pesar de que la Internet tenga una cantidad abrumadora de información, los libros no dejarán de ser una alternativa de fuente de conocimiento. En ellos se pueden encontrar ejercicios prácticos que se sostienen con la teoría detrás de ellos. Así que darle una mirada a los libros de 0xWORD es una opción para una amplia variedad de temas, desde pentesting hasta desarrollo de aplicaciones seguras.

Aquellos que ya están más entrenados en estos temas, pueden animarse a realizar nuestros desafíos ESET que proponemos periódicamente, comparando luego las soluciones con las de nuestro equipo de Laboratorio.

Para aquellos que cada vez empiezan a utilizar más las redes sociales y arrancan a compartir mucha de su información personal, es el momento ideal para que piensen en configurar la seguridad en cada una. Más allá de querer ser el más popular, agregando nuevos perfiles como amigos, es necesario tomar consciencia sobre la responsabilidad de compartir fotografías y videos en Internet. No debemos olvidar que una vez que que subimos algo, perdemos el control sobre esa información y no podemos saber para qué podría ser utilizada.

Primeros años como adulto responsable

adultez

Créditos imagen: ©Pippa Buchanan/Flickr

Entre que vas terminando tus estudios y arrancan las primeras responsabilidades laborales, es un buen momento para formalizar los conocimientos que fuiste adquiriendo en los últimos años. Así que pensar en hacer cursos y certificaciones es un paso a seguir.

Con plataformas virtuales como Academia ESET se puede acceder a contenido para continuar con el aprendizaje en seguridad informática. La mayor parte de los cursos son gratuitos y todos ellos otorgan un certificado oficial en nombre de ESET Latinoamérica.

Tal vez una de las experiencias más enriquecedoras es tener la oportunidad de asistir a una conferencia de seguridad informática. La oportunidad de interactuar con otros profesionales es una de las mejores formas para intercambiar conocimientos y extender nuestra red de contactos. Lo mejor de todo es que este tipo de eventos se están popularizando en la región, tal como la ekoparty en Argentina o los Security BSides en diferentes países de Latinoamérica. Y la lista sigue, con eventos como la 8.8 Computer Security Conference en Chile, el Congreso Seguridad en Cómputo de la UNAM en México o DragonJar Security Conference en Colombia.

Y como es justo la edad en que empiezan las transacciones en línea, con los primeros salarios llega el uso de herramientas como el home banking. Así que hay que tener cuidado con lo que se hace en la red, los engaños no solamente se pueden ver en los sitios de citas online, también es momento de empezar a considerar otros perfiles como el de LinkedIn y asegurarlos como lo venías haciendo con las redes sociales más conocidas.

Adultez de aprendizaje constante

Ahora que llegó la madurez en cuanto a nuestra vocación y que se tiene definido el perfil profesional, no es momento para frenar nuestro desarrollo. Por suerte en Internet podemos encontrar una gran cantidad de material. Sitios como The Hacker Way o Hack x Crack son alternativas para mantenerse actualizado.

Y como ya tienes la suficiente madurez y conocimiento, quizá el rol en las conferencias que participes o en las comunidades de las que hagas parte se oriente más hacia compartir experiencias y buenas prácticas con aquellos más jóvenes y ávidos de conocimiento.

Y en este punto, puedes estar ante la posibilidad de tener un hijo y por lo tanto todo estará de nuevo listo para iniciar nuevamente el ciclo. La tecnología seguramente será muy diferente a aquella con la que empezaste y los desafíos y amenazas pueden haber cambiado, pero la responsabilidad de garantizar la seguridad se mantiene.

Sigue leyendo: Protege a tu familia en Internet con esta lista de tareas de seguridad

Autor , ESET

Síguenos