5 consejos para los adultos que comparten demasiado en Internet

El Día de la Seguridad Informática fue el pasado lunes 30 de noviembre y lo celebramos recordando las 5 historias de Ingeniería Social más ridículas de los últimos tiempos; pero el festejo no terminó allí, ya que decidimos extenderlo convirtiendo a esta en la semana de la seguridad. ¿Por qué? Simplemente porque la disfrutamos.

Fue difícil pensar algún tópico relacionado a seguridad que no hayamos cubierto ya aquí, en WeLiveSecurity, aunque descubrimos que nuestros consejos habitualmente están orientados a los usuarios más activos: los protagonistas, los que, como nosotros, viven la seguridad día a día navegando la web, instalando aplicaciones y programas, actualizando su software y evitando caer en las trampas de los cibercriminales. Pero ¿qué hay de aquellos que todavía no lo tienen tan incorporado?

Sabemos que a algunos adultos les cuesta sumergirse en el mundo moderno de dispositivos interconectados e información siempre al alcance de un clic, y en ocasiones incluso debemos aleccionar a nuestras propios padres cuando no se mueven con tanta soltura o cometen errores – que no siempre son inofensivos.

Por eso, y para ellos, a continuación presentamos 5 consejos pensados para que aprendan a vivir y disfrutar la seguridad al 100%:

1. No etiquetes a demasiadas personas y mantén la privacidad de los demás

De seguro escuchaste hablar de oversharing, la práctica de compartir demasiado en redes sociales. Son muchos los adultos que lo hacen y las formas: orgullosos padres y madres que cada día suben fotos de las andanzas de sus bebés; otros que usan sus perfiles como diarios íntimos o espacios de descarga para contar todo lo que les pasa, todo lo que hacen y hasta quejarse de lo que no les gusta; madres expresivas que dejan mensajes enternecedores a sus hijos o el típico “¡Mira esto!” con 48 personas etiquetadas, de las cuales apenas unas pocas encontrarán interesante el contenido.

madres_redes_sociales

Más de uno habrá sido avergonzado por una foto de su infancia subida por un familiar, y es probable que muchos de los bebés cuyas fotos empapelaron las redes sociales en estos años crezcan y no estén del todo conformes con esto. Sabemos que aquí no hay malas intenciones, pero aún así, la privacidad debe ser resguardada y los adultos deben entenderlo.

A todos ellos les decimos: no lo cuentes todo y elige quiénes pueden ver lo que publicas. Sigue estos pasos para proteger tu privacidad y seguridad en Facebook.

2. No mandes spam en cadenas de WhatsApp

Las famosas cadenas que tanto sobre poblaron las casillas de email hace unos años se han adaptado al avance de la tecnología y hoy en día se presentan en aplicaciones de uso masivo como WhatsApp. Que Facebook va a ser pago, que se filtraron chats de celebridades o audios polémicos, bromas, videos chistosos o largos textos que instan a ser reenviados para evitar una desgracia son algunos de los más habituales.

Claro que puede ser bastante molesto recibir estos contenidos y pueden convertir a quien los envía en un spammer por accidente.

A todos ellos les decimos: a menos que conozcas la procedencia y legitimidad de una cadena, ¡no la reenvíes!

3. Piensa bien qué datos te piden en la web – ¿realmente necesitan tu email para ver un video de un gatito?

Las campañas de phishing e Ingeniería Social se aprovechan de noticias o titulares cautivadores; lo vienen haciendo desde hace años y lo seguirán haciendo, potenciadas por la masividad de las redes sociales y el alcance que permiten.

Así como el scam que anunciaba un “video impactante” y solo descargaba malware en el equipo, aparecen decenas de engaños cada día que solo buscan robar datos personales para enviar más spam, publicidad o incluso códigos maliciosos.

A todos ellos (con altos niveles de curiosidad) les decimos: usa el sentido común y aprende a identificar historias falsas.

ayuda_adultos

4. Pide ayuda a tus hijos – puede parecer que les molesta pero querrán colaborar

Así como las personas con conocimientos técnicos se ven muy frecuentemente obligadas a arreglar los problemas y errores de los usuarios más distraídos, los hijos que ya tienen edad suficiente para haber resuelto obstáculos en el uso de la tecnología reciben cotidianamente pedidos desesperados de ayuda de sus padres. Y si bien lo que preguntan puede parecer obvio, y si bien a veces puede ser irritante explicarles lo mismo varias veces, sabemos que es preferible eso a que adultos desprevenidos instalen o descarguen cualquier cosa sin detenerse a pensar en la seguridad.

A todos ellos les decimos: está bien pedir ayuda; hazlo y aprovéchalo para aprender – quizás la próxima vez puedas resolverlo solo. Pero, ¡cuidado! No cometas errores al solicitar asistencia y asegúrate de ser una buena compañía en ese momento.

5. No agregues a cualquiera en redes sociales, así como tampoco compartes tu vida con desconocidos en la calle

Claro que al abrir una cuenta de Facebook encontrarás a decenas de personas con tu mismo apellido, pero no todas son posibles familiares lejanos, y ese perfil con tantos amigos en común puede no ser quien dice ser. Los perfiles falsos también existen en abundancia y es necesario tomar las mismas precauciones que en el plano físico – esas que los adultos se encargan de hacerles entender a los niños.

A todos ellos les decimos: ¡no compartas los detalles de tu vida personal con desconocidos!

A fin de cuentas, les estamos más que agradecidos a los adultos por habernos traído a este mundo y por habérnoslo enseñado todo – pero ahora es nuestro turno de enseñarles lo que sabemos mejor.

¡Comparte estos consejos con tus padres y disfruten juntos de la semana de la seguridad!

Créditos imagen: ©Social Fresh/Flickr

Autor , ESET

Síguenos