Dispositivos móviles para niños: ¿un arma de doble filo?

En esta era de la información digital, en la que los niños conviven con dispositivos móviles desde una etapa muy temprana de su vida, los adultos tienden a pensar que estos nuevos cibernautas tienen todo bajo control. En tanto, olvidan una premisa fundamental: no serán sus conocimientos tecnológicos sino los valores derivados de la experiencia de sus padres los que marcarán la diferencia en su protección.

Muchos padres ven a los teléfonos o tabletas inteligentes como un juguete más que sus hijos utilizan para divertirse, sin considerar los riesgos a los que ellos se ven expuestos cuando acceden a estas tecnologías. Veamos entonces cuáles son los peligros de acercar estos equipos a los más pequeños sin tomar los recaudos necesarios.

¿Qué peligros encierran las tecnologías móviles para los niños?

Cuando las bondades de Internet no se habían aún extendido a la mayoría de la población, los padres tenían una cierta certeza de que sus hijos se encontrarían seguros mientras permanecieran dentro de su hogar. Con el advenimiento de las tecnologías de la información, los computadores comenzaron a comportarse como puertas al mundo exterior; puertas que comunican a maravillosas bondades, pero también a muchos peligros.

Con la aparición de los dispositivos móviles, esa conexión con un mundo que traspasa el entorno conocido se extiende las 24 horas, donde sea que el usuario esté. Así, los niños pueden no tener la madurez necesaria para detectar intentos de estafas que puedan propagarse a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería.

Además, muchos niños instalan indiscriminadamente aplicaciones, desde tiendas oficiales y de terceros, sin tener el menor cuidado por entender qué es lo que realmente están aprobando al aceptar los permisos que esa aplicación demanda. Incluso si intentasen razonarlo, pueden no tener la experiencia necesaria para comprender la verdadera implicancia de sus acciones.

De este modo, pueden caer víctimas de códigos maliciosos que roben información del terminal, como por ejemplo fotografías almacenadas en el dispositivo o que podrían ser capturadas con la cámara del dispositivo. Si esas fotografías contienen material sensible, su publicación podría llevar a escenarios de extorsión y fraude.

Otra grave problemática que se traslada a terreno móvil es el grooming y el acoso sexual. Las técnicas de Ingeniería Social son la esencia de este tipo de prácticas, ocultas en el contacto aparantemente inocente de un compañero que busca acercarse.

Todo esto viene de la mano de la privacidad –o la falta de ella– en el espacio digital. Las nuevas generaciones han incorporado la utilización de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea desde una etapa tan temprana en su vida que el acto de chatear puede resultar tan natural como mantener una conversación cara a cara –o incluso aún más–.

Por esto, es necesario que tanto padres como niños, en familia, hagan al ejercicio de comprender las consecuencias que puede suponer el compartir datos personales a través de medios tecnológicos. Para conocer más sobre cómo proteger la privacidad, pueden consultar nuestra Guía de Privacidad en Internet.

El rol de las soluciones de seguridad actuales

En este contexto, las soluciones de seguridad y de control parental se vuelven herramientas muy útiles para combatir estos riesgos.

En algunas publicaciones anteriores explicábamos cómo el malware móvil no deja de crecer, algo que de por sí podría parecer razón suficiente para justificar la instalación de una solución de seguridad. No obstante, muchos usuarios argumentan que estas no son de mucha ayuda cuando se trata de dispositivos móviles, ya que discuten que las aplicaciones ralentizan el funcionamiento del equipo o consumen demasiada batería. Dependiendo de la solución de seguridad que se utilice, las características del equipo y el uso que se haga del terminal, esto puede llegar a ser así, pero de suceder, es posible que se necesite probar diferentes soluciones hasta dar con la que más se ajuste a tus necesidades.

Además, conviene que te preguntes cuántas veces has cedido tiempo de vida de tu batería por utilizar un determinado juego. ¿Ácaso la protección de tus datos no lo merece aún más?

Las soluciones de seguridad móvil abarcan hoy en día muchas más funcionalidades que la capacidad de funcionar como antimalware. Entre ellas permiten gestionar de manera rápida y sencilla las conexiones entrantes y salientes del dispositivo funcionando como firewall.

También permiten bloquear el spam que pueda llegar a través de mensajes SMS, MMS y llamadas. El bloqueo de llamadas entrantes o de la recepción de SMS cuando no provienen de números conocidos puede verse también como una herramienta para prevenir el ciberacoso, lo que es de especial importancia cuando el dispositivo pertenece a un menor.

O bien, es posible administrar el equipo de forma remota para conocer su ubicación o impedir que un atacante pueda acceder a los datos.

¿Por qué el control parental es importante?

Por su parte, las soluciones de control parental permiten gestionar las aplicaciones que están instaladas en el dispositivo del menor y monitorear varias otras actividades. De este modo, el adulto a cargo puede evaluar qué tan beneficioso o perjudicial puede resultar ese aplicativo para el menor.

También permitirá limitar los gastos en compras de aplicaciones, frustrando cualquier intento que pueda tener una aplicación maliciosa al momento de realizar gastos en nombre del usuario del terminal.

Muchas veces, los padres nos preguntan “¿cómo es que puedo espiar a mi hijo?”y es por eso que se vuelve necesario entender que el espionaje no es un buen camino para lidiar con estos problemas. Cuando se trata de protección infantil, es necesario siempre mantener los canales de comunicación abiertos ya que adoptar una posición negativa solo resultará en que ante una eventualidad el niño decida lidiar con ello en secreto.

Por supuesto, las soluciones móviles de control parental incluyen otras características que permiten a los padres ejercer su autoridad sobre estos medios tecnológicos. Por ejemplo, la limitación del horario en que los niños podrán jugar en el dispositivo, el bloqueo de páginas con contenido inapropiado y la geolocalización de los equipos en todo momento.

seguridad_padres_academiaeset

Créditos imagen: ©Juhan Sonin/Flickr

Autor , ESET

Síguenos