Finlandia, la esperanza en la lucha contra el ciberbullying

El ciberbullying es una problemática que causa grandes estragos a lo largo y ancho de nuestro mundo, sometiendo a situaciones de agresión a miles de niños y adolescentes que deben lidiar con él.

El enfoque de prevención y mitigación del bullying dentro y fuera del mundo digital se aplica desde el nivel primario

No obstante, algunos países han tomado cartas en el asunto, desarrollando e implementando programas de educación dirigidos a combatir esta problemática. Findandia es uno de ellos, con su programa KiVa (acrónimo de las palabras finlandesas Kiusaamista Vastaan, que pueden ser traducidas como “contra el acoso escolar”).

Este novedoso programa que data de 2009 poco se conoce en América Latina. Es por ello que, continuando la celebración Stop Cyberbullying Day (Día Internacional contra el Ciberbullying) del pasado 17 de junio, te contamos en qué consiste con la esperanza de que algunas de sus propuestas puedan pronto ser adoptadas por los establecimientos educativos locales.

El sistema educativo finlandés

Finlandia es considerada globalmente como uno de los ejemplos a seguir en materia de educación. Desde el año 2000, este país reiteradamente ocupa los primeros puestos en el ranking de países que componen el informe PISA (Programme for International Student Assessment, o Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), el cual busca evaluar el rendimiento académico de los estudiantes mediante exámenes que se realizan cada tres años.

El éxito de su modalidad se basa en un completo rediseño del sistema educativo mediante un nuevo paradigma donde la profesión de profesor es considerada una de las carreras más exigentes, el método educativo está plagado de innovaciones y la legislación absorbe la importancia de una educación homogénea, gratuita y accesible para todos, que protege las características inherentes al aprendizaje.

Las particularidades del sistema educativo finlandés han permitido esbozar un enfoque de prevención y mitigación del bullying –dentro y fuera del mundo digital– que se aplica desde el nivel primario.

¿En qué consiste KiVa?

KiVa fue desarrollado en la Universidad de Turku, en Finlandia, con la financiación del Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia. Ya ha sido implementado en el 90% de las instituciones educativas finlandesas, alcanzando resultados sorprendentes.

El programa está pensado para prolongarse a mediano o largo plazo y posee diversos módulos: el primero es de prevención, donde se dan lecciones de convivencia, manejo de las emociones y respeto al prójimo. Luego, se tiene el módulo de intervención, donde se detecta e irrumpe en la situación de bullying. Finalmente, consta de un módulo de monitoreo donde se realiza el seguimiento de los casos que se han presenciado.

Durante sus diferentes módulos, el programa trabaja sobre las tres figuras clave del acoso: el acosador, el acosado y el observador. La idea del programa es empoderar a los observadores, de modo que los estudiantes reconozcan y rechacen el acoso, notificando a sus tutores.

Así, cada colegio conforma un equipo KiVa, formado por tres docentes que trabajan sobre los casos de acoso, capacitados previamente para realizar esta tarea. En una primera instancia deben lograr reconocer si se trata de acoso sistemático o algo puntual. Luego se reúnen con la víctima para contenerla y ayudarla, mientras dialogan con los acosadores para lograr un cambio en sus conductas.

El proceso incluye numerosas entrevistas tanto con las víctimas como con los acosadores y observadores, mientras los docentes analizan cuándo es el momento óptimo para comunicar a los padres la situación. Además, son los encargados de realizar el seguimiento de cada caso.

Los estudiantes cuentan con material que les permite conocer los riegos del acoso escolar, como videos, manuales, afiches, juegos, un entorno virtual, reuniones y charlas con los padres, entre otros. Además, KiVa establece que quienes cumplen el rol de vigilantes durante el recreo usen chalecos reflectantes para aumentar su visibilidad y para recordar a los alumnos que su tarea es ser responsables de la seguridad de todos.

Este programa ha sido adoptado en más de una veintena de países. En febrero de 2016, fue finalmente introducido en algunos colegios del norte de Argentina. Además, otros países de Latinoamérica han comenzado a trabajar con este programa o se encuentran en vísperas de hacerlo, como México, Perú y Chile.

Infortunadamente, KiVa solo puede implementarse en colaboración con un socio licenciado del programa que opere en el país en cuestión.

¿Es KiVa la clave para terminar con el (ciber)acoso escolar?

Existen numerosos programas contra el acoso escolar, principalmente basados en el tratamiento de las víctimas o los agresores, pero ninguno ha probado ser tan efectivo. KiVa ofrece un nuevo enfoque que puede servir como guía a los institutos educativos que se propongan acabar con esta problemática.

En este sentido, pensar en un plan a largo plazo es fundamental para afectar la dinámica del aula mediante la educación de los observadores. A su vez, la creación de un grupo de docentes capacitados y especializados en el manejo de situaciones de acoso se vuelve necesaria a la hora de detectar el acoso en etapas tempranas y erradicarlo lo antes posible.

Sigue leyendo: Cómo proteger a nuestros niños de los acosadores online

Créditos imagen: ©Riccardo Romano/Flickr

Autor , ESET

Síguenos