Cómo proteger a los niños de la sextorsión

De vez en cuando hay una nueva historia que involucra a chicas adolescentes engañadas o chantajeadas para que envíen fotos comprometedoras de sí mismas a sus acosadores. Durante los últimos años, el FBI ha estado alertando sobre este crimen, “Sextorsión”, afirmando que va en aumento.

Si les preguntas a varias personas sobre este término, de la mayoría seguramente obtendrás una mirada burlona. ¿Qué es la sextorsión y cómo puedes ayudar a prevenirla? Hay dos tipos de comportamientos que se usan en este crimen:

  • Basados en la confianza

Con esta táctica, los criminales se aprovechan del anonimato de Internet para engañar a las víctimas y lograr que confíen en ellos, de manera que revelen sus datos personales o envíen imágenes íntimas. Luego, los usan como palanca para forzar a las chicas a que manden más fotos comprometedoras.

  • Basados en malware

Esta es la táctica de los espías de cámara web, e implica infectar a la víctima con malware que la encienda en forma desapercibida. En este caso, sin quererlo, la joven termina proveyendo las imágenes que el delincuente usa para chantajearla y para pedir más fotos comprometedoras.

La sextorsión es un crimen bastante nuevo, por lo que todavía no hay estadísticas para saber qué tan prevalente es exactamente. Sin embargo, considera el caso de un joven de 25 años que acaba de ser acusado por un jurado federal con cargos de explotación sexual de un menor, recepción y distribución de pornografía infantil.

Según los documentos de la Corte, durante los últimos ocho años este sujeto usó Facebook, Kik Messenger y Text Me!, así como cuentas de Yahoo! y Dropbox para “comunicarse con docenas de chicas menores alrededor de los Estados Unidos mientras se hacía pasar por una joven”.

Luego de establecer comunicación con las jóvenes, algunas tan pequeñas que apenas tenían 13 años, “amenazaba con revelar imágenes sexualmente explícitas de sus amigas a menos que las víctimas le enviaran imágenes de sí mismas desnudas o participando en conductas sexualmente explícitas”. Una chica fue engañada a tal punto que subió más de 600 fotos íntimas de sí misma a una cuenta de Dropbox controlada por este hombre.

Y si bien esto puede sucederle a personas de cualquier género y edad, y todos deberían protegerse por igual, las adolescentes son mayoritariamente las víctimas. Los acosadores también pueden ser de cualquier género y edad, pero la forma de manejarlo debería ser la misma.

Aquí hay algunos consejos para protegernos y ayudar a cuidar a nuestros seres queridos:

1. Tapa la cámara web

Lo más simple y económico que puedes hacer es poner un sticker removible o cinta opaca encima de la webcam cuando no la estás usando. También es una buena idea desconectar las que no están integradas, siempre y cuando no las necesites.

Y ya que estás, también podrías considerar apagar computadoras y cerrar laptops cuando no las vayas a usar.

2. Supervisa el uso de computadoras y dispositivos de los niños

Otro truco que no cuesta absolutamente nada pero tiene un enorme impacto es instruir a los niños a que mantengan las computadoras y tabletas en áreas comunes, donde un adulto responsable esté presente.

Los smartphones son un poco más complicados, porque los llevan consigo todo el tiempo a donde sea que vayan. Idealmente, les enseñarías desde pequeños cuándo es apropiado enviar fotografías.

Pero como cualquier padre de un adolescente te puede decir, es una edad en la que el cerebro todavía no es completamente capaz de planear las futuras consecuencias de los actos o controlar los impulsos. Deshabilitar la cámara desde el sistema operativo del teléfono o usar software de control parental puede ser de ayuda.

3. Aplica seguridad en capas

Todas las cosas que los expertos en seguridad suelen decirte que hagas aplican aquí también, en especial, “usa contraseñas fuertes”. Verifica con el remitente antes de abrir adjuntos inesperados. Actualiza tu software inmediatamente. Usa un firewall y una solución de seguridad.

Recuerda que algunos ataques de malware son dirigidos, lo que significa que los criminales podrían personalizar sus herramientas para que programas anti-malware más simplistas no los detecten, y las víctimas sean más propensas a morder el anzuelo.

No asumas que la tecnología te protegerá por sí sola; tú también debes hacer tu parte para protegerte.

4. Habla con tus hijos

Igual que para proteger a los niños de predadores online, es importante mantener una línea de diálogo abierta con ellos. Hazles saber que pueden acudir a ti sin miedo ni represalias, u expresa interés genuino en sus actividades online.

5. Ve a la policía, no a escuelas

En algunos casos, la persona que realizó sextorsión es un adolescente también. Pero este es un crimen, más allá de la edad quien lo perpetra. Además de ser un tipo de extorsión, también puede ser procesado como posesión de pornografía infantil si la víctima es menor, y también podría ser considerado como “venganza” en algunas jurisdicciones, si la víctima es un adulto.

Reporta cualquiera de estas actividades a la policía local primero, no a la escuela a la que asiste el niño. No es el trabajo de educadores o administradores lidiar con el crimen; tener o intercambiar fotos de una persona (especialmente un menor) sin su consentimiento es un asunto muy serio que debería ser manejado por la policía.

Es importante notar que la sextorsión no es necesariamente un crimen sexual; se trata de ejercer poder sobre víctimas. Los adolescentes con una buena autoestima y un entorno de apoyo fuerte son menos propensos a someterse a demandas de extorsión.

Si actúas como sostén de tus hijos, es más probable que no se vean afectados, o que reporten cualquier actitud maliciosa antes de que haya que lamentar daños.

Para más información, accede a nuestra Guía de Seguridad en Internet para Padres.

seguridad_padres_academiaeset

Autor , ESET

Síguenos