Conferencia RSA 2015 -este año, la seguridad se vuelve mainstream

Antes de que empiece el show en el tercer día de la conferencia RSA, miro la televisión con asombro mientras representantes de la Cámara de Estados Unidos se esfuerzan por enunciar medidas cibernéticas para que se incluyan en el registro de enmiendas sobre compartir información relacionada a incidentes. Esto contrasta con la situación de hace unos años, cuando apenas podían pronunciarlas, y esa sensación parece impregnar los salones de RSA -las personas están empezando a considerar a la seguridad algo mainstream en sus conversaciones.

Ya no se trata de una competencia entre individuos de dudosa higiene y aspiraciones a mudarse (algún día) del sótano de mamá. La seguridad ha llegado a la sala de juntas y es una discusión relevante -aunque quizás no todos entiendan qué significa exactamente, pero al menos saben que es importante. Ya no es un proceso secundario relacionado apenas con el negocio; en muchos casos ES el negocio, o al menos se entiende que si hay un incidente cibernético, hay un gran problema que importa.

Revisé los salones en busca de tipos de hackers. En verdad, digo, aparte de algunos con traje de hacker obviamente identificables, las presentaciones apuntan más a los tipos de managers que hablan de cosas como mitigación de riesgos y no tanto de hacer grepping de logs o mejorar a regex.

La seguridad está cambiando. Claro, el botín es bueno este año, aunque mi último recuento de remeras de hacker se acerca a las 100, pero al margen de juguetes y linternas, muchos vendors aquí apuntan a clientes dispuestos a gastar cien mil dólares para alejar a los hackers de sus redes -clientes que no están dispuestos a tocar la línea de comando y sumergirse ellos mismos en la tarea.

Creo que quizás solo se debe al progreso de la industria. La gente quiere una caja que haga cosas para desbaratar a los atacantes, incluso si cuesta más de lo que te hayan pagado al año en tu primer trabajo en tecnología, o al menos quieren sentir que *podría* detener a los atacantes. La sensación es que los clientes corporativos están cansados de lidiar con ello, así que buscan un gran y bonito botón que hace que los ciberdelincuentes se prendan fuego, o que por lo menos se fijen en alguna otra red para atacar.

Las buenas noticias son que los fabricantes que entienden esto están trabajando en aparatos con grandes y bonitos botones, cosas que generan lindos reportes imprimibles que pueden ser exhibidos a la Junta de Directores para reforzar la decisión de gastar 100 mil dólares, algo como si fuera un seguro en una caja. Y supongo que hacer de la seguridad algo más simple es algo que todos hemos estado intentando hacer durante un tiempo.

Quizás nos está saliendo mejor. Pero todavía no podemos explicarle todo esto a nuestra abuela, entonces ¿lo hemos logrado? No, pero con suerte ella pronto tendrá una bonita caja con algo de buena tecnología que la mantendrá a salvo sin necesidad de que sepa cómo re-compilar un kernel, o incluso sin que siquiera sepa que su máquina TIENE un kernel.

Y quizás esto es el progreso, ya que por ejemplo las personas que manejan automóviles de alta gama realmente no necesitan entender cómo funciona exactamente la alineación de las llantas para saber que su auto fue diseñado para no despistarse en una esquina luego de haber pasado por un pozo. Por lo tanto, supongo que compartimentar buena seguridad no está tan mal.

¡Ah! y también pude agarrar varias camisetas de hackers.

Autor , ESET

Síguenos