Llamados accidentales pueden ser usados como evidencia, según una corte de EEUU

Llamados accidentales pueden ser usados como evidencia, según una corte de EEUU

Una corte de EEUU sentenció que un llamado accidental hecho con un teléfono en un bolsillo puede ser utilizado como evidencia.

Una corte de EEUU sentenció que un llamado accidental hecho con un teléfono en un bolsillo puede ser utilizado como evidencia.

Una accidental “llamada de bolsillo” es aceptada como evidencia contra una persona de acuerdo a la Cámara de Apelaciones de Estados Unidos. En el caso de Bertha Mae Juff y James Harold Huff versus Carol Spaw (PDF), la última recibió un llamado accidental de James Huff en octubre de 2013.

De acuerdo a Cnet, desafortunadamente para Huff (en ese momento presidente del Consejo de Aeropuertos del Condado de Kenton en Kentucky), realizó un llamado accidental a Spaw (Asistente Ejecutiva Senior de la CEO del Aeropuerto Internacional de Kentucky, Candace McGraw) mientras tenía su teléfono en el bolsillo durante un viaje de negocios.

De acuerdo a la corte, Spaw “creyó haber escuchado a James Huff y Larry Savage (vicepresidente del consejo de aeropuertos) mantener una discusión para discriminar a McGraw y creyó que era su responsabilidad grabar la conversación y reportarla a través de los canales apropiados.”

Tal como reportó el servicio de noticias US Courthouse, “Spaw tomó notas y grabó una porción de la conversación de 91 minutos en su iPhone, entre los que se incluía una conversación personal entre Huff y su esposa, Bertha.” El audio resultante y el resumen escrito de la conversación fueron compartidos con miembros del Consejo de Aeropuertos, y el matrimonio Huff inició una demanda en diciembre de 2013.

La Cámara de Apelaciones del Sexto Circuito determinó que una persona que realiza un “llamado de bolsillo” a una tercera persona durante una conversación, no puede tener una expectativa razonable de privacidad.

El juez Danny Boggs de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos sentenció: “Una persona expone sus actividades y afirmaciones,no puede pretender una expectativa de privacidad, si de manera inadvertida comparte sus actividades y afirmaciones a través del uso negligente de un dispositivo normal de telecomunicaciones.

Boggs agregó que Huff debería haber intentado “bloquear el télefono, establecer un código de acceso y usar una de las múltiples aplicaciones descargables para prevenir las llamadas accidentales realizadas desde el bolsillo.”

Discusión