Menores en Internet: ¿cuál es la edad ideal para empezar a usar servicios online?

La protección de los menores en Internet es una tarea desafiante si consideramos los riesgos de seguridad asociados al uso descuidado de tecnologías. Si bien cualquier usuario puede ser víctima de alguna amenaza en la red sin importar su edad, los niños, niñas y adolescentes son especialmente susceptibles a riesgos que buscan aprovecharse de su inocencia.

En WeLiveSecurity hemos tratado algunas de las principales amenazas que pueden aquejar a los menores que utilizan las nuevas tecnologías y principalmente Internet, por ejemplo, el grooming o el ciberbullying. A pesar de que existen iniciativas que buscan contrarrestar este tipo de riegos, el camino por recorrer en busca de lograr un ambiente digital seguro todavía es largo.

La edad mínima necesaria para utilizar servicios en Internet

Unos de los aspectos más relevantes cuando se aborda este tema se relaciona con la edad ideal (y necesaria) para comenzar a utilizar los distintos servicios de Internet (como las redes sociales), sobre todo porque algunas de las herramientas más populares no se desarrollaron pensando en que los niños y niñas podían utilizarlas, y por lo tanto su uso les es restringido.

Otros servicios, como el correo electrónico, también impiden que los niños y niñas menores de trece años puedan generar una cuenta. Sin embargo, en ambos casos no se proporcionan los mecanismos que permitan verificar la edad del usuario puesto que puede ser utilizada cualquier fecha de nacimiento que cumpla con los requisitos, y los controles utilizados pueden ser fácilmente evadidos.

google crear cuenta

La razón principal por la cual se limita que un menor de esta edad pueda poseer una dirección de correo electrónico o un perfil de red social se debe a la ley para la protección de la privacidad de los niños, mejor conocida como COPPA (sigla de Children’s Online Privacy Protection Act), que debe ser cumplida por las empresas.

Cuando se trata de la recopilación de información personal de niños y niñas menores de 13 años, esta ley otorga el control a los padres, al tiempo que define lo que operadores de sitios web y servicios en línea deben hacer para proteger la privacidad y seguridad de los niños en línea. Por ejemplo, las empresas que cumplen con la ley COPPA deben incluir algunas cláusulas en su política de privacidad y obtener el consentimiento de los padres para recopilar la información de los menores.

Mecanismos adicionales de restricción para menores

Si bien esta primera restricción se puede descartar como una medida efectiva para limitar que los niños y niñas puedan crear su cuenta de correo o perfil de red social, existen mecanismos adicionales que podrían impedir que el menor continúe utilizando algún servicio. Por ejemplo, Facebook cuenta con un formulario para denunciar que un menor de 13 años está usando esta red social:

facebook reportar menor

En un ejercicio realizado por el Laboratorio de Investigación de ESET, se denunció el perfil de un menor para corroborar el funcionamiento de este procedimiento y conocer su efectividad. A pesar de que la información proporcionada se envió correctamente, hasta la realización de esta publicación no se había obtenido respuesta a la denuncia.

Además, no se especifican los métodos o criterios para determinar que el perfil realmente corresponde a un menor por lo que se indica que “si no se puede comprobar en forma razonable que el niño es menor de 13 años, no podremos emprender ninguna acción en la cuenta”.

Quizá este método pueda resultar una medida compensatoria poco efectiva, puesto que es necesario realizar una verificación del perfil y emplear criterios que pueden resultar subjetivos para determinar que realmente se trata de un perfil que debería ser bloqueado.

Entonces, ¿cuál es la edad ideal para utilizar los servicios de Internet?

Si bien no existe una respuesta contundente a esta pregunta y resulta difícil de responder, una realidad es que no se debería negar a los menores el acceso a la tecnología, ya que es un ambiente donde los niños pertenecen por conformar la generación de “nativos digitales”; excluirlos podría representar una desventaja en su desarrollo.

Cada vez dependemos más de la tecnología y una tendencia nos conduce a estar más conectados e interactuando con nuevos desarrollos tecnológicos. En ese sentido, privar al menor de los beneficios que nos ofrece la tecnología suena incluso retrógrada. Por ello, se debe buscar que los menores puedan utilizar los servicios de Internet bajo la adecuada supervisión de los padres y docentes, utilizando las herramientas de seguridad adecuadas como control parental y las buenas prácticas necesarias.

Existe un conjunto importante de esfuerzos e iniciativas que deben ser consideradas en los próximos años si queremos que los menores puedan disfrutar de un ambiente digital seguro, porque a pesar de que los riesgos existen y están latentes, sin duda la protección se encuentra en las manos de los adultos responsables. Su tarea es conocer las amenazas, pero sobre todo la manera de protegerse y cuidar de los niños, al tiempo que utilizan la tecnología de una forma consciente, responsable y segura.

banner_guia_proteccion_infantil

Créditos imagen: ©Abbey Hendrickson/Flickr

Autor , ESET

Síguenos