Los ciberataques deberían incluirse en el Derecho Internacional Humanitario

La gravedad de los ciberataques es tal que debería ser incluida en el Derecho Internacional Humanitario, según un nuevo reporte de la Comisión Global sobre Gobierno de Internet (Global Commission on Internet Governance).

Esta agrupación, que cuenta dos representantes latinoamericanos (uno de Chile y uno de Brasil) fue creada en 2014 con el objetivo de ofrecer una guía para hacer frente a los nuevos retos asociados al uso de Internet, llamando a un nuevo pacto social global para promover una Internet única, abierta y segura para todos.

El artículo, titulado One Internet, dice que las peligrosas armas cibernéticas que puede usar un Estado deben ser mejor entendidas y usadas en plena consideración de acuerdos como los Convenios de Ginebra, por ejemplo. Estos tienen el propósito de proteger a las víctimas de conflictos armados y limitar sus efectos, especialmente para aquellos que no están directamente involucrados en las hostilidades.

Estos convenios componen en gran parte el Derecho Internacional Humanitario, que a la vez busca restringir y regular los medios de guerra a disposición de los combatientes.

Según los autores del informe, los dispositivos y las economías están tan interconectados que las potenciales consecuencias de un ciberataque iniciado por un gobierno podrían ser enormes. “Los gobiernos deberían emplear armas cibernéticas solo como último recurso, y tras haber aplicado los principios legales de necesidad, proporcionalidad y de minimización de los riesgos del daño colateral”, señala el informe, que también dice:

Reconociendo que la interconexión global de dispositivos y economías vuelve a las comunicaciones y sistemas financieros del mundo vulnerables a efectos no intencionales de ciberataques, los gobiernos deberían reconocer públicamente que van a actuar con moderación, evitar acontecimientos desestabilizadores y que aplicarán en el ciberespacio (como en conflictos armados convencionales) el Derecho Internacional Humanitario y los Convenios de Ginebra, incluyendo la prohibición de ataques a la infraestructura civil.

Su recomendación es clara: los países deben trabajar más de cerca entre sí para luchar contra los ciberataques, que desprecian las “fronteras y jurisdicciones políticas“. Dado que se trata de una amenaza global por naturaleza, las naciones se verán beneficiadas al compartir información, lo cual es más fácil de decir que de hacer ya que “hay actualmente un déficit de confianza entre los poderes cibernéticos más grandes del mundo”. 

Sin embargo, este enfoque colaborativo y transparente ayudaría a acelerar los tiempos de respuesta a grandes ataques, y a que las organizaciones adecuadas asuman la tarea de resolver incidentes en la manera más eficiente que sea posible.

La comisión dijo: “Los estados deberían emprender ejercicios para la creación de confianza con el objetivo de ayudar a fomentar la confianza entre naciones”.

¿Qué opinas? ¿Debería este tema ser parte del Derecho Internacional Humanitario?

Autor , We Live Security

Síguenos