Equilibrando la seguridad y la comodidad en la nueva era digital

En el marco de Segurinfo Paraguay 2016, realizado algunos días atrás, Jorge Alburquenque presentó su charla “Cómo equilibrar la seguridad y la comodidad en la nueva era digital”. La propuesta y las problemáticas expuestas me parecieron interesantes, por lo que a lo largo del post iré resaltando cuáles fueron los principales puntos de su disertación.

Conociendo a los Millennials

Según el orador, el 30% de la población de Latinoamérica está compuesta por Millennials. Pero, ¿qué significa este concepto? Desde una visión global, podemos definir a la Generación Y como la de los nativos digitales, consumidores con nuevos hábitos, necesidades y demandas hacia las empresas que utilizan canales digitales. Particularmente, se trata de jóvenes nacidos entre 1981 y 1995.

Se dice que ellos padecen de nomofobia (“no-mobile-phone phobia”, es decir, que tienen miedo de salir de su hogar sin su teléfono celular), usan múltiples dispositivos y son muy activos en redes sociales.

En este contexto, los propios jóvenes exigen garantías de seguridad y la protección de sus datos en línea, ya que lo entienden como algo necesario en forma inherente a los servicios que utilizan. Según una encuesta de 2015 a Millenials de Estados Unidos y Reino Unido, ellos son escépticos respecto a cuán segura está su información y tienen poca o nula confianza en las compañías.

millennials

Una de las razones no menores de por qué son objeto de estudio, es que se calcula que en el 2025 serán el 75% de la fuerza laboral a nivel mundial. Por este motivo múltiples empresas analizan problemáticas vinculadas a la comunicación y al modo de conectarse con estas nuevas generaciones, destacando diversas maneras de aplicar seguridad en los medios digitales sin ser un obstáculo para la funcionalidad.

Balance entre seguridad y conveniencia

En tiempos en donde sitios web y aplicaciones de smartphones son utilizados a diario para ejecutar operaciones de banca en línea, con el fin de ahorrar tiempo, surgen cuestiones importantes a nivel de seguridad. Aplicaciones maliciosas, puntos de acceso a Internet inseguros, vulnerabilidades y múltiples vectores de ataque son algunas de los peligros más comunes con los que los usuarios deben lidiar.

Para disminuir la fricción con los usuarios, las mejores medidas de seguridad pueden ser las que no perciben

Debido a esto es necesario tomar un enfoque proactivo para entender las amenazas y poder mitigarlas de manera inmediata. Sin embargo, es común escuchar quejas cuando se trata de poner mayores barreras de seguridad que tengan interacción directa con el usuario. Un claro ejemplo son las preguntas de seguridad que muchas aplicaciones utilizan como un segundo factor de autenticación, las cuales en varias oportunidades generan un error en la operación, debido a que los propios usuarios no recuerdan la respuesta correcta que completaron con anterioridad.

¿Cuáles son las alternativas para mitigar esta problemática?

En la actualidad, las empresas de seguridad deben innovar utilizando tecnologías amigables, viéndose obligadas a generar modelos heurísticos y dinámicos con el fin de concebir un comportamiento habitual del usuario. Asimismo, controles biométricos en smartphones, como lectores de huellas digitales, reconocimiento facial o de voz son otras importantes herramientas que serán utilizadas aún más periódicamente con vistas al futuro.

Asimismo, si observamos el panorama actual, las tecnologías del presente permiten por reconocimiento de voz formar una capa más de seguridad. Esto se ve muy aplicado en los centros de atención telefónica, en donde con simplemente mencionar determinadas palabras como nombre o documento, el usuario podría identificarse de manera unívoca, imperceptible y muy efectiva. Esta metodología ya asienta varios usos; en muchos países ya es utilizada como prueba de vida entre personas de la tercera edad, que periódicamente deben realizar un llamado para seguir recibiendo sus pensiones.

De este modo, estas soluciones de seguridad podrán proteger a los usuarios de manera transparente, sin interacción con nuevas capas de seguridad y permitiendo un mayor grado de protección sin afectar la funcionalidad ni producir una mayor fricción.

Conclusiones

Teniendo en cuenta que la banca móvil genera 72% más de ganancias que las oficinas físicas, es importante entender que los consumidores y usuarios del futuro son Millenials. Ellos traerán mayores actividades digitales, por lo cual es importante para las empresas de seguridad generar estrategias integrales que incluyan la comunicación efectiva de implementaciones y políticas.

En muchos casos un número mayor transacciones digitales implica mayor fraude digital, es por esto que se deben generar controles proactivos a los servicios en línea. Aplicaciones como antivirus en teléfonos inteligentes ya son completamente necesarias, pero no suficientes; es necesario complementar la seguridad con métodos de autenticación eficaces y con una menor fricción con los usuarios.

Los Millennials son la generación online con mayor riesgo. ¿Tendrán los desarrolladores de aplicaciones financieras o que contengan información crítica estrategias de seguridad que lo contemplen?

Sigue leyendo: ¿Eres de la generación selfie? Quizá estés compartiendo demasiado

Autor , ESET

Síguenos