El Celebgate empieza a esclarecerse: ladrón de fotos íntimas se declaró culpable

Ryan Collins tiene 36 años y es oriundo de Pensilvania, Estados Unidos. Es, también, el primer acusado que se declara culpable de haber tenido un rol activo en el robo de fotos íntimas a celebridades en 2014, hecho mundialmente conocido como “Celebgate” o “The Fappening”. En ese entonces, fotos privadas de Jennifer Lawrence y varias otras jóvenes famosas como Kate Upton, Kirsten Dunst, Ariana Grande, Kim Kardashian y Kaley Cuoco fueron robadas de sus cuentas personales de iCloud o Google.

Ayer, un comunicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que Collins firmó un acuerdo de culpabilidad, luego de ser acusado de un ciberdelito grave. ¿Cuál? Una campaña de phishing que le dio el acceso ilegal a más de 100 cuentas de correo electrónico de Apple y Google, incluidas las pertenecientes a miembros de la industria del entretenimiento en Los Ángeles.

Collins no fue acusado de filtrar las fotos ni publicarlas en la web, sino de haberlas robado

De esta forma, acepta haber violado la Ley de Fraude y Abuso (Computer Fraud and Abuse Act) y se declara culpable de un cargo de acceso no autorizado a una computadora para obtener información. Si bien la sentencia máxima legal en estos casos es de cinco años en prisión federal, la defensa y la querella acordaron que Collins vaya a prisión durante 18 meses, aunque esto puede desestimarse en el juicio.

Algo llamativo es que no fue acusado de filtrar las fotos ni publicarlas en la web (recordemos que aparecieron primero en 4chan y Reddit), sino solo de haberlas robado. La investigación seguirá tratando de dar con los responsables de esas otras acciones, ya que la evidencia encontrada solo confirmó el acceso ilegal de Collins a 50 cuentas de iCloud y 72 de Gmail.

Su campaña de phishing, que tuvo lugar entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014, le permitió obtener usuarios y contraseñas de las celebridades que caían en la trampa de sus correos falsos, que simulaban provenir de Apple y Google. Algo similar hizo Andrew Helton, quien el mes pasado admitió haber robado 161 fotos íntimas de 13 personas, aunque sus acciones no estaban vinculadas al Celebgate.

“Accediendo ilegalmente a los detalles íntimos de las vidas personales de sus víctimas, el señor Collins violó su privacidad y dejó a muchas lidiando con angustia emocional, vergüenza y sentimientos de inseguridad”, dijo David Bowdich, Director Auxiliar a Cargo de la Oficina de Los Ángeles del FBI.

Y concluyó: “Seguimos viendo a celebridades y víctimas de todos los ámbitos sufrir las consecuencias de este crimen y alentamos fuertemente a los usuarios de dispositivos conectados a Internet a que fortalezcan las contraseñas y sean escépticos al responder correos electrónicos que pidan información personal”.

Créditos imagen: ©Gage Skidmore/Flickr

Autor , ESET

Síguenos