Cronología del cruce entre Apple y el FBI: ¿privacidad o backdoor?

Mucho ha pasado desde que, durante la investigación policial de un ataque terrorista en California, el FBI le pidió a Apple que desbloqueara un iPhone encontrado en el lugar de los hechos. Tras la rotunda negativa de Tim Cook a cumplir con este pedido, líderes de otras empresas tecnológicas opinaron y el dilema entre colaboración con la justicia o mantención de la privacidad tomó una enorme dimensión.

A continuación haremos un repaso de los hechos para que sepas todo lo relativo a este caso, que tiene en vilo a la comunidad internacional y está siendo incluso debatido por expertos en la conferencia RSA.

El pedido de la justicia

A mediados de febrero de 2016, la jueza estadounidense Sheri Pym pidió la colaboración de Apple para desbloquear el iPhone de un terrorista involucrado en el atentado de diciembre de 2015 en San Bernardino, California, en el que murieron 14 personas.

En su comunicado, Tim Cook, CEO  de la compañía, dijo que si bien no tienen simpatía por los terroristas y han colaborado siempre que el FBI lo pidió, este pedido iba demasiado lejos ya que constituye “crear un backdoor”. Su mayor preocupación, expresó, es que las autoridades se aprovechen de esta herramienta que, de ser creada, les daría una “llave maestra” para acceder a cualquier iPhone.

Las reacciones de la comunidad

Sin demoras, el CEO de Google expresó su apoyo a la postura de Apple. Según reporta The Hacker News, Pichai publicó una serie de diciendo que “forzar a compañías a permitir el hacking podría comprometer la privacidad de los usuarios” y que esto podría sentar un precedente problemático.

Edward Snowden, por su parte, dijo en Twitter: “El FBI está creando un mundo en el que los ciudadanos dependen de Apple para que se protejan sus derechos, en lugar de que sea al revés”.

Samsung también invervino, diciendo que cualquier requerimiento de construir backdoors en los dispositivos podría socavar la confianza de los usuarios.

Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, también apoyó la postura de Apple pero remarcando su compromiso con la detección de actividades terroristas, y su deseo de colaborar con la justicia para ello.

No creo que la exigencia de backdoors al cifrado vaya a ser una forma efectiva de aumentar la seguridad ni que sea realmente lo que hay que hacer. Empatizamos con Tim y Apple.

Incluso Carole Adams, madre de una de las víctimas del atentado en San Bernardino, dijo que apoyaba la decisión de Apple, ya que el derecho a la privacidad “es lo que hace magnífica a Norteamérica”. Según le dijo al New York Post, el FBI debería revisar el teléfono de Farook sin poner a los demás usuarios en riesgo.

Además, muchas otras compañías tecnológicas como Amazon, Cisco, Dropbox, Evernote, Facebook, Microsoft, Mozilla, Nest, Pinterest, Slack, Snapchat, WhatsApp y Yahoo firmaron un manifiesto que condena la presión a la que está sometida Apple. En él, rechazan la obligación de la ley a los ingenieros de socavar las características de seguridad de sus productos.

Finalmente, Bill Gates, cofundador de Microsoft, dijo al Financial Times que este es apenas un pedido más de información por parte de la justicia, y que no cree que se convierta en regla ya que es un caso específico.

¿Se confirma la sospecha de Tim Cook?

Según una investigación del Wall Street Journal, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos pidió a Apple que colaborara desbloqueando otros 12 iPhones, para casos que no necesariamente involucran hechos de terrorismo. Al parecer, no se trataba de un pedido aislado y así, las sospechas de Tim Cook no parecen tan alocadas.

Francia podría tomar una postura a favor del FBI

Yann Galut, del partido socialista de Francia, presentó una enmienda a un proyecto de ley solicitando que Apple pague un millón de euros por cada vez que se niegue a desbloquear un iPhone en este país. Según su postura, el cifrado bloquea las investigaciones judiciales – algo similar a lo que expresó James Comey, director del FBI, cuando dijo que el cifrado de Apple y Google era excesivo y que la policía debería poder acceder al smartphone de una persona, así como accede a su clóset en caso de tener que investigarla.

Una pequeña victoria de Apple

El lunes 29 de febrero, el juez de Nueva York James Orenstein rechazó el pedido del Departamento de Justicia de EE.UU. de obtener acceso al iPhone de un traficante de metanfetamina llamado Jun Feng. Este es apenas uno más de los casos en que la justicia estadounidense solicita la colaboración de Apple para obtener información de un dispositivo.

Pero para el magistrado, la ley llamada All Writs Act con la que se intenta forzar a Apple a colaborar, que data de 1789, no puede ser usada para ordenar a una compañía de tecnología a manipular su producto.

¿Cómo sigue esta historia?

Cada día hay novedades de este caso y se perfila como uno de los debates más importantes de ls historia reciente en torno a la privacidad. Para tratar de resolverlo, Apple y el FBI asistieron el pasado 2 de marzo a una audiencia llamada “La cuerda floja del cifrado: balanceando la seguridad y privacidad de los estadounidenses” en el Congreso. Pero todavía no parece haber un cierre.

El 22 de marzo próximo, ambas partes deberán asistir a una audiencia en la corte federal de Riverside, California. ¿Llegarán a un acuerdo?

Te mantendremos informado con las novedades.

Créditos imagen: ©Hans Splinter/Flickr

Autor , ESET

Síguenos