Arrestan al sospechoso de comprometer la cuenta del director de la CIA

Un joven de 16 años fue arrestado la semana pasada en la región inglesa Midlands del Este, sospechoso de ser quien accedió a la cuenta de correo electrónico del director de la CIA, John Brennan, en octubre de 2015. La investigación todavía no logra determinar si efectivamente se trata de Cracka, alias que en ese entonces se atribuyó la responsabilidad, por lo que fue liberado bajo fianza hasta junio.

Según reporta The Telegraph, un vocero policial dijo: “La Unidad de Crimen Organizado Regional del Sudeste (SEROCU) puede confirmar que hemos detenido a un joven de 16 años de edad el martes en East Midlands bajo sospecha de conspiración para cometer acceso no autorizado a material informático”. En esta línea, se lo acusa de haber violado las secciones 1, 2 y 3 de la Ley de Abusos Informáticos de 1990 (Computer Misuse Act 1990).

El grupo Crackas with Attitude, al que se sospecha pertenece Cracka, también se atribuye otros ataques a víctimas de perfil alto, como el subdirector del FBI Mark Giuliano y la base de registros de arrestros de los Estados Unidos, en una serie que atentó contra figuras estatales del país. La justificación de este grupo es una postura pro-Palestina en contexto del conflicto en Medio Oriente, dentro de la cual exigen que el gobierno de Estados Unidos corte sus lazos con Israel.

A pesar de que luego de ser liberado este joven de 16 años dijo “No soy quien creen que soy ;) ;)”, la investigación parece confirmar que la figura de Cracka fue responsable de publicar correos electrónicos extraídos de la cuenta personal de Brennan, incluyendo memos y notas de la CIA. También, según The Telegraph, publicó direcciones, fechas de cumpleaños y números de seguridad social del oficial y su esposa.

La forma en que lo logró, según los trascendidos, es haciéndose pasar por un técnico que llamó al proveedor de Internet Verizon y persuadió a su interlocutor para que le entregara detalles de la cuenta de correo AOL de John Brennan. Luego, llamó a este servicio y convenció al representante de que restaurara la contraseña, aprovechándose de la información personal de su dueño que había obtenido.

Esto, dijo Cracka en ese entonces, fue tan fácil que “un niño de cinco años podría hacerlo”.

Y tú, ¿qué opinas?

Autor , ESET

Síguenos