Una brecha en la NASA y supuesta evidencia de “vida extraterrestre”

El experto en TI y denominado “hacker” Gary McKinnon afirmó en una entrevista con RichPlanet TV que encontró información relacionada a ovnis y vida extraterrestre durante su infame incursión en el sistema de computadoras de la NASA.

McKinnon, que burló las defensas de seguridad de las redes de la NASA y los militares de los Estados Unidos entre febrero de 2001 y marzo de 2002, dijo que halló un documento titulado “oficiales no terrestres”. Esta hoja de cálculo de Excel, explicó, tenía los rangos y nombres de individuos desconocidos; además, otra hoja tenía tablas de “transferencias de material entre naves”.

Cuando trató de buscar los nombres de las naves, que eran entre ocho y diez en total, no pudo encontrar nada que los mencionara (al menos a nivel público). Esto reforzó su afirmación de que eran parte de una iniciativa encubierta y no terrestre de los Estados Unidos.”No era una cosa normal en el ejército en absoluto, así que lo tomé como que deben tener un programa secreto basado en el espacio”, señaló, aunque admitió que puede estar abierto a la interpretación que se trate de otro término para referirse a “astronautas”.

McKinnon logró acceder a esos documentos secretos a través de un programa llamado Landsearch, el cual, luego de haber obtenido el control del dominio, pudo buscar todos los archivos y carpetas “en cada máquina”.

Tras su arresto en 2002, el informático fue objeto de una disputa legal prolongada y divisiva acerca de su extradición a los EE.UU., donde los fiscales querían que sea juzgado por la brecha de datos. Si hubiera sido declarado culpable, probablemente habría enfrentado hasta 60 años tras las rejas. Sin embargo, en 2012, la Ministra del Interior del Reino Unido Theresa May dijo que no sería enviado a los Estados Unidos, justificando esta decisión en base a los derechos humanos.

En ese entonces, May dijo: “El señor McKinnon está acusado de delitos graves. Pero tampoco hay duda de que está gravemente enfermo. Tiene síndrome de Asperger, y sufre de depresión. La cuestión jurídica ante mí ahora es si el alcance de esa enfermedad es suficiente para impedir la extradición”.

Y concluyó: “Después de una cuidadosa consideración de todo el material relevante, he llegado a la conclusión de que la extradición del señor McKinnon daría lugar a riesgo tan alto de que termine su vida que la decisión de extraditar sería incompatible con los derechos humanos del señor McKinnon”.

Ustedes, ¿qué opinan?

Autor , ESET

Síguenos