MasterCard prueba selfies como reemplazo para las contraseñas

Una nueva app podría permitir que MasterCard acepte selfies como método de autenticación, en vez de contraseñas, para hacer compras online. La prueba consiste en que los usuarios se tomen una foto usando una aplicación de MasterCard en su smartphone, y luego la usen para concretar la transacción, según reporta The Telegraph.

La selfie se convierte en una cadena binaria única que usa la tecnología de reconocimiento facial, y luego es comparada con un código almacenado por MasterCard. Si ambos códigos coinciden, la compra será aprobada.

Durante los próximos meses, durante el otoño boreal, un selecto grupo de 500 clientes probará la aplicación, que podrá ampliar su alcance en caso de ser exitosa y contar con críticas positivas. El mecanismo también usa autenticación mediante huellas dactilares como respaldo, según ITProPortal.

“Queremos identificar a las personas por quienes son, no por lo que recuerdan”, dijo el ejecutivo de MasterCard Ajay Bhalla en una entrevista con CNN Money. “Tenemos demasiadas contraseñas para recordar y esto genera problemas adicionales para consumidores y compañías. La nueva generación, a la que le gustan las selfies… creo que lo van a encontrar genial. Lo van a aceptar”.

Los bancos e instituciones financieras están continuamente buscando mejores formas de autenticación para sus usuarios, y la identificación biométrica es una de las principales alternativas a las contraseñas -además de las llaves USB personalizadas y los dispositivos que miden el andar, el pulso o identifican a tus orejas. Y si bien ha habido muchas dudas en torno a la confiabilidad de estos métodos, sobre todo en relación a si es posible copiar una huella dactilar a partir de una foto, al momento esta parece ser la forma en que las grandes empresas empezarán a cambiar sus métodos de autenticación.

Sin embargo, como reportamos recientemente, un sorprendente 24% de usuarios en Reino Unido estaría dispuesto a mostrar su perfil de ADN a su banco, mientras el 42% compartiría componentes biométricos como las huellas dactilares – aunque solo el 26% compartiría su perfil social.

Autor , ESET

Síguenos