Las amenazas online son ilegales solo si son intencionales, dictaminó la Corte Suprema

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha revocado la decisión de condenar a un hombre de Pennsylvania que dirigió violentas amenazas online a su ex esposa, citando la intención como fundamento jurídico necesario para la condena, informó Time.

La mayoría dictaminó que los fiscales deben hacer más que demostrar que personas razonables verían declaraciones hechas en línea como amenazas, teniendo en cuenta el estado de ánimo del acusado y si hay o no “verdadera intención” detrás del lenguaje violento.

El caso en cuestión gira en torno a Anthony Elonis, quien usó Facebook para despotricar contra su ex mujer utilizando un lenguaje de violencia extrema, y también citando letras de las canciones del rapero Eminem. El acusado sostiene que las amenazas en línea no eran genuinas, quedando comprendidas bajo una forma de libertad de expresión que está protegida por la Primera Enmienda.

Engadget señala que el caso Elonis se evaluará de nuevo por un tribunal más pequeño, pero el fallo podría tener implicaciones más amplias en las discusiones alrededor de la libertad de expresión y las conversaciones en línea que se tornan violentas.

Según el New York Times, John G. Roberts Jr., hablando por la mayoría, explicó la decisión en base a motivos penales, relacionados con la intención más que con la libertad de expresión protegida por la Primera Enmienda.

“La responsabilidad penal federal generalmente no se determina únicamente en los resultados de un acto sin considerar el estado mental del acusado. Ese entendimiento echó raíces profundas y tempranas en el suelo americano y el Congreso las dejó intactas aquí”, escribió el Presidente del Tribunal Supremo en nombre de los siete jueces.

Mientras tanto el juez Thomas, que estaba en la minoría que hubiera querido mantener la condena del señor Elonis, sostiene que la definición de la “verdadera intención” será difícil en este y otros casos similares. “Esta falla a la hora de decidir”, escribió, “deja a todos, desde jueces de apelación a usuarios cotidianos de Facebook, en un estado de incertidumbre”.

Autor , ESET

Síguenos