6 consejos para protegerte del robo de identidad

Los datos privados, como las direcciones y los números de identificación, pueden ser igual de valiosos para los ciberdelincuentes implicados en el robo de identidad como lo son los detalles de tarjetas de crédito para los ladrones, si no más.

El hecho de conocer el nombre, la dirección y el número de seguro social de una persona con buena capacidad crediticia no solo le permite al ladrón robar una vez, sino varias. Lo más estremecedor es la facilidad con que muchas personas comparten datos, lo que constituye la base del robo de identidad.

Una encuesta realizada por Microsoft con 10 mil consumidores en 2014 indicó que el costo anual mundial como resultado del robo de identidad y del phishing podría llegar a 5 mil millones de dólares, y el costo de reparar los daños a la reputación ocasionados podría ser aún mayor: hasta 6 mil millones, donde los 10.000 consumidores que participaron de la encuesta de Microsoft perdieron un promedio de 632 dólares cada uno.

La encuesta detectó que, del total de los encuestados, el 15% aseguró haber sido víctima de phishing, donde se perdió un promedio de 158 dólares; 13% afirmó que se había afectado negativamente su reputación profesional, con un costo promedio de 535 dólares por reparación de daños; y 9% dijo que había sido víctima del robo de identidad, con un costo promedio de 218.

Por suerte, hay ciertos pasos que puedes seguir para verificar que tus datos no estén disponibles in-the-wild, y también para bloquearlos con la esperanza de que los ciberdelincuentes te ignoren y busquen objetivos más fáciles.

Robo de identidad: reconoce las señales de advertencia

Las señales que indican que se están usando tus datos de identidad para realizar fraudes incluyen: dejar de recibir cartas de tu banco o recibirlas con menor frecuencia (los ladrones de identidad suelen cambiar tu dirección registrada en los bancos para que no te llegue la correspondencia), o recibir cartas de instituciones financieras que no reconoces.

Lleva un registro con las fechas en que sueles recibir las facturas y llama a la empresa correspondiente cuando no las recibas. Además, lee siempre todo lo que te llegue de instituciones financieras que NO reconoces.

Es muy fácil descartar esas notificaciones como correo basura, pero si recibes una carta de una empresa de préstamos o de tarjetas de crédito, vale la pena leerla para verificar que no haya nadie pidiendo los préstamos en tu nombre.

Verifica tu informe de crédito

Las agencias crediticias estadounidenses como Experian y Equifax te ofrecerán un informe gratuito de crédito. Conviene pedirlo con cierta regularidad para asegurarte de que no haya ninguna tarjeta o préstamo a tu nombre.

Lysa Myers, investigadora de ESET, recomienda seguir unos pasos adicionales para evitar que los ladrones de identidad usen indebidamente este beneficio para robar. “La Comisión Federal de Comercio estadounidense tiene un sitio web muy útil para quienes estén buscando información sobre cómo obtener un informe de crédito gratuito en forma segura, incluyendo la información de contacto que se deberá suministrar a las tres agencias estadounidenses de informes crediticios. También deberías asesorarte sobre cómo poner una alerta de fraude o congelar el crédito en caso de que busques protección adicional contra ladrones de identidad que intentan conseguir crédito usando tu nombre. Pero en este caso ten en cuenta que necesitarás pasar por un proceso adicional de verificación cuando quieras sacar un crédito durante la vigencia de la alerta o del congelamiento solicitados”.

Si envías información confidencial por correo postal, no uses intermediarios

Cuando solicitas una tarjeta de crédito o envías una declaración de impuestos, estás suministrando la cantidad de información suficiente para que un ciberdelincuente robe tu identidad y tu dinero.

No envíes el sobre desde un buzón de correo de donde lo puedan robar (por ejemplo, desde el sistema de correo interno de tu empleador). Ve directo a una oficina de correos y deja tú mismo el sobre en el buzón.

Aunque hayas estado haciendo operaciones bancarias online durante años, cambia la contraseña

Las contraseñas del banco y de las empresas de tarjetas de crédito son las más importantes cuando se trata de protegerte ante el robo de identidad: pero si vienes usando el mismo servicio por años, es muy fácil que mantengas la misma vieja y débil contraseña.

Cámbiala siguiendo estos consejos para construir una contraseña larga y segura. Si tu sitio te obliga a cambiar la contraseña en forma periódica, cámbiala siempre por contraseñas seguras.

Los usuarios suelen responder a estos requisitos agregando los caracteres especiales exigidos al final de la contraseña, o agregando números. Si se filtra tu contraseña, éstas son las primeras cosas que intentará el ciberdelincuente encargado de descifrarlas.

El investigador senior de ESET David Harley explica: “Esto también aplica cuando el sitio requiere que cambies la contraseña periódicamente pero permite que solo le agregues un número. Descifrado de contraseñas básico”.

Si alguien te llama, es su trabajo demostrar quién es

Los fraudes de robo de identidad más comunes se basan en que las personas compartan sus datos por voluntad propia, como respuesta a una llamada o a un correo electrónico que asegura provenir del banco u otra institución.

En estas situaciones, recuerda que los bancos no suelen operar de esta manera. Tienes el derecho de cortar la comunicación de inmediato si sospechas que se trata de una estafa para el robo de identidad.

Lo más importante de todo es recordar que son ellos quienes deben demostrar que realmente están llamando desde un banco, no es tu trabajo demostrar quién eres. Si recibes una llamada de emergencia del banco por una alerta de fraude, nunca te pedirán que les suministres información de identificación personal: esa es una señal clara de que el fraude aún está por realizarse y estás ayudando a que ocurra.

Protege la información personal en tu hogar

Muchos dejamos pasar a nuestra casa a comerciantes y personal de limpieza sin pensarlo dos veces, y luego solo verificamos que no hayan robado dinero o joyas, a pesar de que la información de identificación personal puede ser igual de valiosa, si no más.

Cuando abres las puertas de tu casa a personas desconocidas, asegúrate de que los documentos como las declaraciones de impuestos, los detalles de tarjetas de crédito y los certificados de identidad expedidos por el Gobierno estén guardados bajo llave.

Si entraron a robar a tu casa, mantente alerta sobre las señales de fraudes por robo de identidad y sigue los pasos uno y dos mencionados arriba.

Desconfía de los cuestionarios de Facebook

En líneas generales, vale la pena desconfiar cuando te piden que compartas información innecesaria en los medios sociales. Pero todo aquel que cuide realmente su seguridad también querrá prestar atención al tipo de contenido en el que hace clic.

Ciertas personas pensaban que los cuestionarios de Facebook ya no daban para más, cuando el sitio Slate comenzó con la parodia “¿Qué tipo de cuestionario de Buzzfeed eres tú?”. Sin embargo, algunos de estos cuestionarios no son solo aburridos: también son peligrosos.

Como explica el investigador senior de ESET David Harley: algunos de estos cuestionarios parecen recopilar datos que podrían ser extremadamente útiles para los criminales. De hecho, ya se descubrió que algunas de las empresas que realizan los cuestionarios vendían los datos a publicistas, como datos obtenidos de cuestionarios relacionados a la salud vendidos a empresas farmacéuticas.

Lo mismo se aplica a cualquier sorteo, ofrecimiento de dinero u objetos gratuitos ofrecidos a través de Facebook: si en algún momento te das cuenta de que estás escribiendo los mismos datos que ingresarías cuando solicitas una tarjeta de crédito, no presiones Entrar.

Sal de la página, cierra tu navegador y ocúpate de otra cosa.

Céditos imagen: Twin Design / Shutterstock.com

Autor , We Live Security

Síguenos