Explotación práctica de señales de radio con Software Defined Radio

Continuamos cubriendo la ekoparty y esta vez fue el turno de Luis Colunga, investigador y representante de la firma Websec,  con su presentación sobre explotación práctica de señales de radio, utilizando la tecnología SDR –del inglés, Software Defined Radio, con la que ha estado experimentando los últimos tres años.

Software Defined Radio consiste en el reemplazo de componentes físicos usualmente utilizados en comunicaciones inalámbricas por su equivalente en software. Esto ofrece la posibilidad de mantener desarrollos sin la necesidad de hardware específico, facilitando el rediseño, la reparación de bugs y la nueva puesta en producción de sistemas, reduciendo conjuntamente los costos de despliegue.

Esta tecnología, usualmente utilizada bajo un enfoque académico para la realización de  investigaciones basadas sobre medios inalámbricos, puede encontrar nuevos usos al permitir la recepción de señales de radio, emitidas por automóviles, aviones, barcos e incluso satélites, de manera sencilla y económicamente rentable.

En este contexto, la creciente importancia de SDR como herramienta de seguridad se refleja en sus ventajas al momento de fortalecer los protocolos de telecomunicaciones inalámbricas y métodos de autenticación que en ellas se presentan, entendiendo los posibles ataques que pueden ser llevados a cabo e incluyéndolos en el repertorio de pruebas en procesos de pentesting.

Las plataformas disponibles al momento de realizar SDR varían en múltiples factores, como ser rangos de frecuencia, ancho de banda, interfaces disponibles, capacidad de recepción/transmisión, o precisión del oscilador, utilizando equipos de recepción y transmisión de señales, o mediante análisis de ondas con procesadores exclusivos que permiten el ahorro en costo de procesamiento.

Algunos equipos utilizados en la presentación incluyen RTL-SDR, un equipo que cuesta unos 20 dólares, inicialmente pensado para la recepción de señales de televisión digital cuya utilización devino en la posibilidad de trabajar con transmisiones Wi-Fi mediante el desarrollo de un driver especializado. Otro desarrollo es HackRF, que permite transmisiones dúplex, la sintonización de toda la banda FM con un ancho de banda de 20 Mhz y un costo aproximado de unos 300 dólares.

De esta manera, mediante la utilización de equipos de muy bajo costo, es posible la recepción de tráfico GSM, y su consiguiente análisis y codificación, con el objeto de explotar protocolos inalámbricos para obtener el tiempo de llegada de aviones, su velocidad, su identificador, y la consecuente ubicación geográfica en base al procesamiento de la señal. Aún más, es factible la irrupción en el tráfico aéreo para crear aviones fantasmas, lo que representa una seria amenaza para la gestión del tráfico aéreo, mediante como presentó Colunga durante el evento.

Asimismo, es posible perpetrar ataques mediante captura, procesamiento y retransmisión de señales inalámbricas producidas por automóviles, irrumpir señales de televisión digital, tomar control de dispositivos industriales, o aprovecharnos de la falta de cifrado y autenticación en las comunicaciones satelitales, receptando y almacenando múltiples señales al mismo tiempo.

La utilización de SDR fue vedada en el pasado debido a su alto costo y desarrollo inmaduro. Sin embargo, con el paso del tiempo y el paulatino aumento del conocimiento de los protocolos y tecnologías disponibles, se ha reducido su coste promedio desde unos 5000 dólares en 2010, a unos 20 dólares en la actualidad; y de esta forma es mucho más sencillo llevar su aplicación a prácticas de seguridad rutinarias.

Como bien recordó el orador en su charla, vale recordar que muchas de estas prácticas son ilegales y peligrosas ya que implican irrumpir en comunicaciones que, a pesar de no estar debidamente protegidas, está vetado por ley (en muchos países) el acceso y, fumdamentalmente, un error cometido en el análisis podría llegar a causar incluso un accidente.

Créditos imagen: ©storm-crypt/Flickr

Autor , ESET

Síguenos