¿Tu computadora está lenta? Sigue estos 3 consejos

Suele ocurrir que después de algún tiempo de uso, la computadora comienza a volverse más lenta, por lo que al cabo de un año puede generarse una “pelea” entre el equipo y su usuario.

Muchas veces se culpa a algunos programas o aplicaciones que tienen la posibilidad de funcionar en segundo plano, como por ejemplo un antivirus. Si eres usuario de ESET, seguramente no tendrás esta sospecha, pero es importante tener en cuenta que algunos procesos pueden ser los que tienen mayor impacto en el funcionamiento del sistema.

Si sientes que tu computadora está lenta, sigue estos 3 consejos para optimizar su funcionamiento sin la necesidad de herramientas de terceros, y de seguro responderá como antes.

1. Borra información innecesaria: en primer lugar puedes limpiar el equipo de información que no es tan necesaria, como archivos temporales, elementos en la papelera, archivos de registros de instalación, entre otros. Para hacerlo, debes dirigirte a:

Inicio > Todos los programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Liberador de espacio en disco

Se puede ver en la siguiente captura:

liberador01
Una vez que accedemos a esta aplicación propia de Windows, se mostrará una ventana para seleccionar cuál es la unidad que se desea limpiar. En este caso seleccionamos la unidad C:, que es donde se encuentra instalado el sistema operativo. Una vez cargada la información, automáticamente nos permitirá seleccionar qué información queremos limpiar:

liberador03
En este ejemplo seleccionamos todas las opciones, para que limpie todo. Como se ve debajo, el total de la información a limpiar suma un total de 1,16 GB. Una vez hecha la selección, sólo resta hacer clic en el botón “Aceptar” para que comience a trabajar.

*Un dato curioso: he tenido la oportunidad de analizar algunos equipos personales de mi entorno, en los cuales esta herramienta consiguió liberar hasta 60 GB de información. ¡Imagínate cuánto más rápida sería tu computadora con ese espacio liberado!

2. Usa el desfragmentador del disco: sirve para reacomodar los archivos, de manera que no queden bloques de información vacíos en el disco.

Al instalar, desinstalar o borrar aplicaciones, archivos y demás, la información comienza a quedar de forma discontinua, con bloques vacíos en medio. El desfragmentado se encarga de reacomodar esos bloques de información, para que queden de manera continua, permitiéndole al sistema operativo acceder mucho más rápido a la información completa, ya que se encuentra ordenada de principio a fin.

Para desfragmentar debes ir a:

Inicio > Todos los programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Desfragmentador de discos

Puedes verlo a continuación:

desfragmantador de discos
Allí podremos seleccionar el disco a corregir, en nuestro caso nuevamente el C:. En primer lugar se lo debe analizar, para que reconozca los bloques de información. Veámoslo en la siguiente captura:

analizando
Una vez analizada la unidad de almacenamiento, la herramienta conocerá dónde se encuentra cada bloque, para poder reacomodarlo contiguamente donde corresponda en la desfragmentación.

Cuando termina el análisis, procedemos a ejecutar la desfragmentación:

desfragmentando
Finalizado el proceso, que puede demorar algunos minutos dependiendo de la cantidad de información, el sistema operativo podrá acceder a la información mucho más rápido, ya que no tendrá bloques de información separados; ahora los tendrá todos juntos y contiguos de principio a fin.

3. Deshazte de aplicaciones innecesarias al inicio del sistema: comúnmente al iniciar el sistema operativo, también se inician servicios y aplicaciones que no usamos o simplemente desconocemos que se inician, haciendo que el arranque sea mucho más lento. Pero pueden deshabilitarse de la siguiente forma: en el menú Inicio, en la barra de ejecución debemos escribir msconfig y presionar Enter.

msconfig
Dentro de la herramienta, veremos una ventana que presenta varias solapas, como se ve en la siguiente captura:

msconfig general
Aquí seleccionamos el modo “Inicio selectivo”, que permite decirle al sistema operativo qué es lo que debe iniciar en el momento de arranque. Así se diferencia del modo normal, que inicia todo.

En la solapa “Servicios” podemos encontrar aquellos que se iniciarán con Windows, y podemos habilitar o deshabilitar los que no deseemos que inicien, como se ve debajo:

ms servicios
En la imagen de la izquierda puede verse que la lista es bastante extensa; esto se debe a que Windows inicia muchos servicios propios, pero con tildar la opción “Ocultar todos los servicios de Microsoft”, se mostraran sólo los de terceros, como se ve en la imagen de la derecha.

La siguiente solapa de nuestro interés es “Inicio de Windows”, donde como puede verse debajo, se muestra cuáles son las aplicaciones que inician junto con el sistema operativo:

inicio de windows
En este caso, al tratarse de una máquina virtual controlada, no hay muchas aplicaciones al inicio; pero se desmarcaron dos, para mostrar que es posible deshabilitarlas. Otro detalle importante a tener en cuenta aquí es la columna “Comando”, donde puede verse la ruta de la aplicación que se ejecuta. Es recomendable desactivar las que provengan de la ruta “temporales” y las que resulten sospechosas, ya que suelen ser aplicaciones que se descargan y se ejecutan; a veces también pueden ser archivos infectados.

Por eso, desde el Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica recomendamos contar con una solución antivirus instalada, previniendo ejecuciones no deseadas de malware. Realizar este tipo de prácticas te permitirá conocer más tu PC, qué está pasando con ella y qué se está ejecutando, para poder sacarle el máximo provecho.

Créditos imagen: ©Toms Bauģis/Flickr
 

Autor , ESET

Síguenos