Fuga de información: una realidad que preocupa a todos

Todos los meses nuestros lectores comparten información acerca de sus usos y costumbres. En esta oportunidad, han respondido en la encuesta mensual de ESET Latinoamérica acerca de fuga de información. Repasemos qué es lo que piensan nuestros lectores sobre esta problemática.

Desde Wikileaks, a finales del 2010, la seguridad de la información es un tema que ha vuelto a estar en boca de todos. Pero Wikileaks es solo la punta del iceberg. Desde ese entonces hasta el día de hoy hemos sido testigos de distintos casos de fuga de información, en donde a través de un ataque informático, infección de un código malicioso u otras tantas causas, datos importantes de compañías fueron publicados en la web.

Ser víctimas de la fuga de información, es un tema que preocupa tanto a los usuarios como a las empresas y es debido a ello que suelen tomar recaudas para proteger su información. Para los usuarios la fuga de información es un tema muy importante, y el 67,7% de los usuarios esta preocupado acerca de la posibilidad de que sus datos sean expuestos sin su consentimiento.

Los usuarios tratan de proteger su información de la mejor manera posible a través del uso de soluciones antivirus como ESET NOD32 Antivirus, con firewalls y contraseñas fuertes, pero, ¿qué pasa cuando su información es protegida por alguien más? Cuando la información del usuario es relegada a un empresa que ofrece un servicio, son ellos quienes se comprometen a proteger sus datos, pero si la seguridad de la empresa se ve vulnerada, ¿qué hace el usuario?

Cuando una empresa que ofrece un servicio y se ve afectada por el robo de información, esto impacta de manera directa en la confianza de sus clientes. Según los resultados de la encuesta, ante un caso de robo de información, el 62,9% de los usuarios dejaría de utilizar el servicio, es decir que la empresa perdería a 6 de cada 10 clientes por no proteger bien su información.

Además de la cancelación del servicio el usuario se ve involucrado en otras tareas, como la cancelación de su tarjeta de crédito y  el cambio de contraseña, esta secuencia de acciones deben ser tenidas en cuenta para evitar pérdidas monetarias o el robo de identidad.

Una vez que la información es robada, suele ser comercializada por los atacantes a través de portales en donde los datos de los usuarios tienen un precio. Uno de los problemas del robo de información acarrea es la suplantación de identidad. Por ejemplo, en lo referido esta temática, las estadísticas indican que 4 de cada 10 personas tardan alrededor de tres meses hasta notar el incidente, e incluso el 18% tarda más de 4 años en hacerlo.

Durante todo el tiempo que transcurre hasta que una víctima se da cuenta de que su información ha sido robada se encuentra expuesta a que un atacante realice acciones malintencionadas en nombre de él.

No existe un patrón que diga quién es mas vulnerable a ser víctima del robo de información, pero los usuarios opinan que los quienes más expuestos están son las grandes empresas y las entidades bancarias. Esto está relacionado por la importancia de la información que gestionan.

El robo de información es una cuestión que involucra tanto a usuarios como a empresas y es en conjunto que a través del uso de herramientas tecnológicas, una correcta gestión y la educación se pueden minimizar estos sucesos y así evitar que información confidencial sea expuesta.

Para participar en el sorteo de licencias de ESET NOD32 Antivirus de este mes, los invitamos a participar en la nueva encuesta acerca de las redes sociales. El mes que viene podrán encontrar el resultado en este mismo espacio.

Pablo Ramos
Especialista en Awareness & Research

Autor , ESET

Síguenos