Seguridad en redes inalámbricas hogareñas

Cada día es más común encontrarse que, al momento de configurar una conexión en los hogares se cuente con un acceso inalámbrico para que tanto las computadoras como los dispositivos móviles puedan acceder a Internet. Sin embargo, muchos de los usuarios pueden entrar en dudas cuando se habla sobre la seguridad de una red inalámbrica. Hoy intentaremos aclarar las principales dudas respecto a este tema.

En el momento de establecer una red inalámbrica, el usuario también debe tomar varios recaudos en lo que respecta a la configuración de la misma, que incluyen al nivel de seguridad que se desee para la red.

Siempre es recomendable que una red inalámbrica se encuentre cifrada, para evitar que una persona ajena a ella pueda conectarse y acceder a recursos que no debería, como por ejemplo fotografías o archivos personales. A diferencia de las redes cableadas, los datos transmitidos en una de este tipo de redes están “en el aire”, por lo que no existen restricciones físicas para que una persona ajena pueda interceptar las comunicaciones. Por tal motivo, es más importante que los datos se transmitan cifrados entre los equipos y el router.

Los tipos de cifrado disponibles pueden variar según el dispositivo con el que cuente la red para proveer la señal inalámbrica, y los existentes hoy en día son WEP (Wired Equivalent Privacy, en español, Privacidad Equivalente a Cableado) o WPA/WPA2 (Wi-Fi Protected Access, en español Acceso Protegido Wi-Fi). Cada uno de ellos presenta diferentes niveles de seguridad y cifrado para mantener una comunicación segura entre los dispositivos que componen la red.

El tipo de cifrado elegido para la red es un punto que no se debe pasar por alto ya que desde hace varios años se han detectado distintas vulnerabilidades que pueden llevar a que una clave pueda ser obtenida por un atacante. Es por ello que de ser posible el usuario debería evitar utilizar un cifrado WEP, el primer cifrado para comunicaciones inalámbricas del tipo 802.11.

Entonces, para configurar una red inalámbrica segura, es recomendable tener en cuenta los valores de:

  • SSID (Service Set Identifier, en español Identificador del Conjunto de Servicio): este parámetro permitirá que identificar la red de manera unívoca para poder conectarse.
  • Nivel de cifrado: brinda un nivel de seguridad y mantiene la confidencialidad de los equipos conectados a la red.

Para configurar una red inalámbrica segura para el hogar les recomendamos utilizar un cifrado con WPA o WPA2, en conjunto con una clave segura para que personas ajenas no se conecten a la red. Como medidas adicionales de seguridad se puede ocultar el SSID de la red como así también realizar el filtrado a través de las direcciones MAC.

Para más detalles acerca de cómo armar una red hogareña segura los invitamos a realizar el nuevo curso de la Plataforma Educativa, donde los usuarios podrán acceder de forma gratuita a los contenidos del curso, aprender a diseñar y administrar una red hogareña; y a proteger la información tanto en los dispositivos de red como en los puestos de trabajo. Al finalizar el curso, los alumnos podrán rendir un examen en línea y al aprobarlo, obtener el certificado de aprobación de ESET Latinoamérica.

Pablo Ramos
Especialista de Awareness & Research

 

Autor , ESET

Síguenos