5 consejos de mi madre sobre Seguridad de la Información

Cuando era pequeño no había Internet. No es que ya sea una persona mayor, pero la red de redes llegó a mi vida cuando ya estaba entrando en la adolescencia, por lo que mi infancia, aunque llena de computadoras y juegos en 8 bits (lease Tetris o El Príncipe de Persia), no tuvo el placer del chat, las redes sociales o el correo electrónico. Sin embargo hoy, unos cuantos años después, Internet ya forma parte esencial de mi vida, siendo parte de mis costumbres más cotidianas, y específicamente de mi trabajo y mis comunicaciones con amigos y seres queridos también. Como se imaginarán, también la seguridad de la información es parte de mi vida cotidiana, es mi trabajo, y día a día me encuentro con los conceptos asociados a esta materia. Uno de ellos, son los menores de edad y la seguridad informática.

Sin lugar a dudas, esta es una de las temáticas que más preocupan en la actualidad a los usuarios, ya que existe una barrera generacional entre padres e hijos, y por lo tanto los adultos suelen no saber cómo comunicarse con sus hijos para aconsejarlos respecto a su seguridad en la web. En el contacto diario que tenemos con la comunidad latinoamericana, muchos padres incluso nos manifiestan que al no saber utilizar la computadora con la facilidad que lo hacen sus hijos, no saben cómo cuidarlos a ellos en la red.

Entonces pensé en mi madre, y en cómo yo había logrado crecer tomando los recaudos básicos para la protección en Internet, a pesar de que ni yo ni nadie en mi familia estábamos especializados en seguridad informática, sino sólo una familia modelo con dos adolescentes chateando y navegando por la web. ¿Por qué siempre tuve los cuidados más relevantes en el uso de la computadora? Y entonces se me ocurrió pensar en los consejos que me daba mi madre muchos años antes, cuando yo era un pequeño que empezaba a tener amigos, salir a la calle e integrarme a la sociedad. Y descubrí que muchos de los consejos que ella me había dado, ¡eran sobre seguridad informática!

¿No me creen? Aquí van los cinco consejos que me daba mi madre sobre seguridad informática:

  1. Cuidado al cruzar la calle“: este es quizás el consejo más importante de todos, el que muchos recibimos de nuestras madres cuando comenzamos a salir a caminar por fuera de nuestros hogares sin el acompañamiento de un mayor. La idea es muy sencilla: allí afuera hay amenazas, y debes tener cuidado y mirar a tus costados. Lo mismo aplica para el uso de las computadoras. ¿Cuántos niños reciben hoy una computadora y se les indica, con el mismo cuidado que lo hacía mi madre, que “tengan cuidado al navegar en Internet? El consejo es el mismo, la calle es otra.
  2. Abrigate que hace frío“: aquellos días que la temperatura era muy baja (y eso ocurría seguido bien al sur donde yo nací), mi madre solía prestar especial atención a que yo saliera de casa con todos los abrigos pertinentes para no agarrarme un resfriado u otra enfermedad. ¿Cuántos padres controlan que las computadoras de sus hijos tengan las medidas de protección básicas, como un antivirus, un firewall o un antispam? De eso se trata, ante los riesgos existentes, hay que tomar las medidas de precaución necesarias.
  3. No hables con desconocidos“: las versiones más actuales serían “no chatees con desconocidos”, “no envies mensajes en las redes sociales con desconocidos”, o similares. Pero la idea, una vez más, es la misma. Si cuando yo era pequeño mi madre me alertaba sobre los peligros de hablar con personas extrañas, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestros hijos en la web?
  4. Cuida tus llaves“: cuando yo era pequeño, perder las llaves de mi casa era algo que podía representar más de un reto. Se trataba del recurso que daba acceso a bienes que no queríamos perder. Exactamente igual que hoy en día una contraseña o clave puede dar a un atacante acceso a correos electrónicos, información confidencial o incluso dinero de las víctimas. Por lo tanto… ¡cuida tus contraseñas!
  5. No te dejes influenciar por los demás, actúa por tu propia cuenta“: y ya entrando en los consejos más filosóficos, mi madre siempre me aconsejaba que no me deje influenciar por los demás, y que actúe por mi propia cuenta, haciendo lo que desee y no lo que me pidan los demás. Así que hagan lo mismo con sus computadoras: no se dejen infectar por malware de redes botnet, ya que sino su computadora comenzará a realizar lo que diga el botmaster, y no su propio dueño.

En resumen, y lo más importante de estos consejos, es que, en esencia, los cuidados que se tienen en el mundo real no son tan distintos a los que debemos tener en el mundo virtual. Aunque las amenazas son tecnológicas, avanzadas y novedosas; en sus aspectos más básicos se tratan de activos (nuestros cuerpos, integridad, información, computadoras) y amenazas que atentan contra estos. Sea físico o virtual.

Por lo tanto, niño pequeño que estás leyendo el Blog de Laboratorio de ESET Latinoamérica, escucha a tu madre y ten cuidado al navegar por Internet… y lee el Decálogo de Seguridad en el Ciber Espacio. ;-)

Sebastián Bortnik
Coordinador de Awareness & Research

Autor , ESET

Síguenos