Dating-scam a través de empresas de citas

Luego de haber compartido mi experiencia con una scammer rusa, nos encontramos nuevamente con casos que confirman la tendencia: el amor y las mujeres son una de las vías más utilizadas para engañar a los usuarios y obtener su dinero.

En este caso, se trata de estrategias similares de engaño:

  • A través de spam (principalmente), se van capturando las víctimas para enlazarlas al sitio web
  • Estas reciben correos de chicas que desean conocer hombres
  • Finalmente, se presenta un enlace al sitio web

A diferencia del caso anterior, donde se utilizaba un sitio web del estilo de una red social, y donde se cobraba al usuario para poder visualizar los mensajes dentro de la red; en esta ocasión se trata de una visión un poco más profesional: una empresa dedicada a armar parejas (incluso, el correo de admisión indica que poseen un 95% de éxito entre los usuarios registrados):

Love Scam

Aunque llegamos al sitio nuevamente por estas chicas rusas, que aparentemente están desesperadas por nuevos hombres; se puede observar que el sitio también está disponible para Ucrania, China… ¡y Argentina!

Love Scam

El sitio es siempre el mismo, y solo se realizan leves modificaciones de interfaz: el logo, los números telefónicos, las fotos y nombres de las chicas en portada, y otros (mirando la imagen, ¿en China atiende el teléfono una mujer de esa nacionalidad?).

Esta técnica se denomina Dating-Scam y se está utilizando con una notoria mayor frecuencia en lo que va de este año.

¿Cómo obtiene este sitio nuestro dinero? En primer término, para poder contactar con las chicas, nuevamente es necesario “comprar crédito” que habilita al usuario a poder enviar mensajes y correos a las “candidatas”. Además, en este caso el portal posee diversos productos y servicios para ayudarnos a conquistar:

Love Scam

Sea cual sea el servicio que la víctima pague, todo se trata de un engaño para obtener dinero, y se van acrecentando los casos de usuarios reclamando en la web (en foros y sitios web) respecto a estos sitios web. Tal es el caso de un joven canadiense de 27 años, que registró toda su experiencia en un sitio web. En primer término, el muchacho invirtió cientos de dólares en el envió de correos durante 6 meses a través del sitio web, más el envió de regalos (chocolates, flores) para una mujer ucraniana que supuestamente estaba enamorado de él. Incluso llegó a concretar un viaje donde la empresa le cobró miles de dólares que incluían una traductora inglés-ruso que los acompañó durante 7 días en Ucrania, y dónde lograron que el joven gaste otros tantos miles de dólares en regalos, cenas, etc. Finalmente, el muchacho volvió a su país seguro que había conseguido una pareja con quién casarse (que se había rehusado durante 7 días a besarlo); aunque luego del viaje, nunca más pudo contactarse con ella.

Lo interesante de estos casos, es que las personas creadoras de estos sitios de dating-scam, no tienen necesidad alguna de “esconcerse” u ocultar su accionar: ante cualquier reclamo de un usuario (que finalmente no pudo localizar a su futura pareja y concretar un encuentro), estos delegan la responsabilidad sobre esta persona (que no existente), ya que el sitio siempre deja en claro que los usuarios poseen “el derecho de no encontrarse o interactuar con el otro”.

Además, puede observarse el nivel de profesionalismo y dedicación utilizado para engañar a los usuarios y obtener su dinero. La contratación de personal (¿actores?) en distintos países, los regalos, los traductores, una oficina, y otros.

Como entenderán, por el momento, para conseguir pareja, todavía es mejor hacerlo personalmente.

Sebastián

Autor , ESET

Síguenos